Tribuna

Carmen Martínez

Diputada en el Congreso por Ciudadanos

300 metros sin libertad

Representantes de Ciudadanos, escoltados durante la manifestación del Orgullo LGTBI en Madrid. Representantes de Ciudadanos, escoltados durante la manifestación del Orgullo LGTBI en Madrid.

Representantes de Ciudadanos, escoltados durante la manifestación del Orgullo LGTBI en Madrid.

EL sábado, en la manifestación del Día del Orgullo en Madrid, los compañeros de Ciudadanos que acudimos sólo pudimos recorrer unos 300 metros del recorrido total. 300 metros donde durante unas cuatro horas perdimos parte de nuestra libertad.

Diputados nacionales y otros muchos cargos electos, además de afiliados y simpatizantes, quisimos asistir a la manifestación. Estábamos felices y, por supuesto, orgullosos. Aunque nos habían vetado para participar con una carroza en la Fiesta del Orgullo, creíamos importante e imprescindible estar en la manifestación, un año más, para gritar a los cuatro vientos que no daremos un paso atrás en derechos del colectivo LGTBI y que juntos seguiremos luchando por ellos. Lo hacemos desde ayuntamientos, parlamentos autonómicos y desde el Congreso de los Diputados; lo hacemos en entrevistas y debates y lo hacemos a título personal cada día que nos levantamos porque así lo llevamos en nuestro ADN.

Nos la prometíamos felices; queríamos recorrer las calles de Madrid, con una gran sonrisa en la cara, bailando y saltando con una charanga, compartiendo con tantísimas personas que como nosotros luchan por la libertad…pero esa alegría duró muy poco.

En esos 300 metros, en esas cuatro horas, nos insultaron sin parar, nos escupieron, nos tiraron de todo, toda clase de líquidos, incluido orina, y en cantidades increíbles. Nos tiraron botellas de plástico y de cristal, latas y cubitos de hielo que impactaron en muchos de nosotros. Un señor se colocó frente a nuestra pancarta, se bajó los pantalones, y dándonos la espalda intentó, sin éxito, defecar delante nuestra. No podíamos creer lo que estaba pasando. Nunca imaginamos que en una manifestación donde se lucha por la igualdad y la libertad nos intentaran arrebatar la nuestra.

Sucedieron muchísimas cosas más. Muchas más. Nosotros, por supuesto respondimos; pero solo con palabras: ¡Libertad! ¡Respeto! ¡Al orgullo vamos!

Nos rodearon de una manera tan violenta que finalmente la Policía Nacional nos tuvo que evacuar porque realmente se temía por nuestra integridad.

Fue durante la evacuación donde me agarraron de forma violenta uno de los globos que llevaba enganchado a mi bolso y tuve que dar un tirón fuerte para desengancharme… menos mal que la policía estaba a cinco metros. ¡Hasta el Congreso de los Diputados nos tuvieron que escoltar!

Todos los compañeros de Ciudadanos tenemos claro que tenemos que seguir trabajando por la igualdad y la libertad y que siempre seguiremos acudiendo donde se reivindique, por supuesto siempre estaremos al lado del orgullo.

Mantuve la sonrisa todo lo que pude durante esas cuatro horas… fue al llegar al hotel cuando tuve que llorar, porque sentía impotencia, tristeza, rabia… Sentía que durante esos 300 metros me arrebataron la libertad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios