Juicio por la operación ruedas Quinta sesión de la vista oral

La Guardia Civil investiga por un lado, Vigilancia Aduanera por otro

Un agente de Vigilancia Aduanera que participó en desmantelar la Operación Ruedas, la introducción de camiones con hachís por el puerto de Cádiz, explicó ayer en la Audiencia que hubo dos investigaciones paralelas del mismo caso. Vigilancia Aduanera dirigía una con sus agentes y la Guardia Civil llevaba otra. Todos vigilaban a los procesados, entre los que se encuentran dos policías nacionales y un funcionario de Vigilancia Aduanera. Ambos cuerpos de seguridad sabían de la investigación del otro pero no trabajaban en común: se hacían algunas llamadas, intercambiaban comentarios y se ponían de acuerdo para no coincidir en algunos seguimientos pero hacían un trabajo paralelo en el que cada uno tenía sus teléfonos pinchados y no tenía acceso a las conversaciones grabadas por los otros. "Procuramos no estorbarnos", dijo el agente a preguntas de las defensas.

Ese y otros testigos están sacando así a la luz en el juicio la descoordinación con la que en ocasiones afrontan la investigación sobre el narcotráfico las fuerzas de seguridad. En la provincia de Cádiz hay operaciones antidroga de Vigilancia Aduanera, del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. En la Operación Ruedas hubo un guardia civil infiltrado. El agente de Vigilancia Aduanera explicó que vieron a ese guardia con algunos procesados, que entonces se lo comunicaron a los mandos de la Guardia Civil y que les respondieron que estaba actuando como agente encubierto.

Durante casi cuatro meses continuó la investigación del caso desde dos frentes, sin un mando único y en paralelo, hasta que en febrero de 2002 fueron interceptados dos camiones con cargamentos de hachís y fueron detenidos los 14 procesados en el caso. El juicio comenzó la semana pasada. Aún le quedan varias jornadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios