Provincia

El retraso del soterramiento condiciona la vida de Puerto Real

  • Los vecinos de la zona norte se enfrentan cada día a muchísimas dificultades para poder acceder al centro de la localidad y ya no creen en las promesas de los políticos sobre la finalización de las obras

El soterramiento de la vía del tren a su paso por Puerto Real fue la herida por la que acabó de desangrarse el Gobierno de José Antonio Barroso en el Ayuntamiento de Puerto Real. La cicatriz no está cicatrizada y seis meses después del cambio de inquilino en la Alcaldía de la Villa, con la llegada de Maribel Peinado y del cambio en el Gobierno central, el proyecto vuelve a estar en el aire. La falta de liquidez del Consistorio motivó la paralización de las obras; la falta de predisposición de la Junta de Andalucía evitó una modificación del convenio a tres bandas para la ejecución que sí aceptaba el Ministerio de Fomento; y los cambios en Madrid lo han vuelto a dejar en stand by. Mientras el pueblo sigue dividido en dos y los puertorrealeños tragando saliva para aguantar las incomodidades de una obra que debía concluir hace más de un año.

En 2002 comenzaron los movimientos ciudadanos para pedir que la opción para integrar la vía del tren a su paso por Puerto Real fuera el soterramiento y no el paso elevado, como contemplaba el anterior equipo de Gobierno. La plataforma que se creó logró tal respaldo que acabó por cambiar el posicionamiento del equipo de Gobierno. El proceso no tenía vuelta atrás cuando en julio de 2008 se adjudicaban las obras de ejecución a Azvi y Sando.

El plazo inicial contemplaba que el soterramiento de Puerto Real debía haber estado acabado a finales de 2010. Los problemas económicos del Ayuntamiento le llevaron a no cumplir con su parte del pago (unos 6,5 millones de euros) y esto llevó a la paralización de las obras. El túnel está completado, pero en ese gran agujero negro de promesas de políticos en el que se ha convertido ese boquete falta el equipamiento. Las traviesas, las vías y el sistema de electrificación siguen a la espera de ser colocados una vez que se desbloquee la situación.

Con la llegada del nuevo Gobierno, el equipo de Maribel Peinado presentó una alternativa a Junta y Fomento. Una opción muy similar a una en la que ya trabajaba el grupo de Barroso en su última etapa. El Ayuntamiento puertorrealeño proponía a Junta y Fomento cambiar el convenio para que ambas administraciones destinaran al soterramiento el dinero que iban a emplear para urbanizar barriadas periféricas (caso de la Junta) o expropiar los terrenos para realizar el corredor ferroviario hasta La Cabezuela (Fomento).

Suponía algo más de la cantidad que debía abonar el Consistorio. Además, Peinado incluyó también en sus peticiones la urbanización del tablero resultante del soterramiento y la construcción de una estación similar a la existente en El Puerto o San Fernando. Eso encarecía el proyecto, pero con esos cambios era asumible para las arcas municipales.

El Ministerio de Fomento, cuando aún estaba en manos del PSOE, aceptó los cambios, pero la Consejería de Obras Públicas, también bajo gestión socialista, no; algo que volvió a dilatar el plazo para acabar el proyecto.

Con el cambio en el Gobierno de Madrid el acuerdo se convirtió en una incógnita. Sin embargo, debido a la presencia de la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, en el Congreso como diputada y al hecho de que la llegada de la Alta Velocidad a la capital pase por la conclusión del soterramiento, Peinado pidió esta semana a su homóloga gaditana que intermediara ante la nueva ministra de Fomento, Ana Pastor, para desbloquear la situación. Martínez se ha comprometido a trasladar la documentación en menos de quince días y se ha abierto una puerta a la esperanza.

Una esperanza que no cristalizaría nunca antes del primer trimestre de 2013, ya que el plazo de ejecución de los trabajos que restan supera los 10 meses.

En ese tiempo, como mínimo, los ciudadanos seguirán padeciendo los problemas de movilidad en el interior la localidad, de las dificultades para circular por las pasarelas, de los rodeos que hay que dar en coche al haber apenas dos puntos para cruzar el pueblo de un lado a otro.

Además, no terminan de confiar en que se solvente el problema a corto plazo. Los vecinos de la zona, sobre todo al lado de la vía de Las Canteras, indican que las incomodidades les hacen que se les quiten las ganas de ir al centro de la ciudad y casi prefieren buscar otro destino para compra u ocio en muchas circuntancias.

Viandantes, usuarios del tren y vecinos comentan sus impresiones a este medio junto a la estación provisional. Mientras en megafonía suena "Tren destino Cádiz, vía 1". Una precisión, la del número de vía, que por ahora sobra ya que, al menos hasta comienzos de 2013, sólo habrá una vía en la ciudad. La que sigue dividiendo a Puerto Real en dos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios