Jueves de Pasión

La iglesia de La Victoria abre la puerta a una nueva Semana Santa

  • La Hermandad de Bondad y Misericordia abrió ayer las salidas procesionales en un jornada de vísperas con mucho ambiente en las calles y ganas de Semana Santa.

Aunque litúrgicamente comenzará dentro de dos días, la Semana Santa se abrió ayer de facto con la Hermandad de Bondad y Misericordia que hizo, un año más y van dos, su salida procesional desde la Victoria con añoranzas y el 'coraje' de no poderlo hacer en el templo donde nació, el santuario de San Juan Grande. Entre tanto no se resuelve el complicando asunto de la sede de esta corporación, ayer se dejaron aparcadas las cuitas para disfrutar del Jueves de Pasión de esta joven hermandad, que metió en el cuerpo las ganas de Semana Santa, si no estaban ya más que instaladas en los corazones. Al menos, eso se puso ayer de manifiesto con el buen ambiente que rodeó la salida; centenares de personas no quisieron perderse esos primeros compases semanasanteros que ya despuntaban en la ciudad.

Pasada media hora de las cinco de la tarde, la cruz de guía asomaba por la puerta que da a la calle Ponce. Por ella empezó a salir un cortejo que nos dio la percepción de que ha crecido algo este año, no mucho pero al menos experimenta una leve subida, lo cual es muy meritorio teniendo en cuenta las complicaciones por las que atraviesa. Jesús Lineros se encargó un año más de tocar el llamador del paso, aún en madera, arreglado con claveles de tonos oscuros y siempre vivas moradas. La música fue de la Agrupación San Juan en el primer compromiso de la formación para esta Semana Santa. De salida sonó n canto litúrgico adaptado a marcha. Hubo representaciones de Soledad, Cabeza, Agrupación del Despojado y Redención. Como dato, al menos curioso, unos diez carritos de chucherías se apostaron por los alrededores de la Victoria. La tarde se presentó fresca con el sol tamizado por nubes altas. El mal tiempo que se aventura fue el asunto más comentado entre la gente. El pregonero de este año dijo 'Sin Dios no hay Semana Santa'; en una versión menos 'elevada' se puede adaptar a la obviedad de que 'Con lluvia no hay Semana Santa'. Y es lo temen cofrades, hosteleros y otros muchos que viven o disfrutan en los días de la Pasión.

Por lo pronto, ayer se vivió un feliz Jueves de Pasión con una hermandad que hizo estación de penitencia en la capilla del Nazareno, que la acogió con cariño, no sin antes recrearse la hermandad ante el pequeño templo. Este es el hoy de la que fue una asociación juvenil de la barriada Juan XXIII, que creció para ser Agrupación en San Juan Grande, que casi la han echado de allí, que el año pasado estrenó la túnica los nazarenos y que a día de hoy espera despejar su futuro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios