Cofradías

Los hermanos mayores ven positivamente el acuerdo tomado en el Prendimiento

  • Una mayoría de miembros del pleno lamentan la imagen que se ha ofrecido de las cofradías

Nuestro Padre Jesús del Prendimiento saliendo de Santiago. Nuestro Padre Jesús del Prendimiento saliendo de Santiago.

Nuestro Padre Jesús del Prendimiento saliendo de Santiago. / Miguel Ángel González (Jerez de la Frontera)

Los hermanos mayores han guardado cautela mientras se dirimía el conflicto originado en la hermandad del Prendimiento tras la salida extraordinaria del pasado día 6 de julio en el que era cesado el capataz del paso de misterio Juan Montero Suárez.

Tras el decreto firmado por el obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez en el se reponía a la junta de gobierno en sus puestos bajo la supervisión del párroco de Santiago y que este periódico adelantaba en la jornada de ayer, los máximos mandatarios de las cofradías han ido valorando la situación tras observarse la luz tras la crisis vivida en la corporación de Santiago.

Juan Luis León, hermano mayor de la hermandad del Amor y lugar por donde pasó el Señor del Prendimiento en la ya conocida extraordinaria del pasado día 6, afirma tras conocer por este medio la resulucion episcopal que “ha sido lo más acertado. Hay momentos en los que hay que olvidar y pasar página. Ahora lo que la hermandad necesita es volver a la normalidad”.

Por su parte, Juan Miguel García Pérez, hermano mayor de la Borriquita, lamenta decir que “hemos estado en boca de todos. Las decisiones no se pueden tomar a la ligera y menos aún cuando se trata de invalidar una decisión que tomó legítimamente la junta de gobierno de la hermandad. Ha sido una situación ridícula de todo lo sucedido en algunos momentos”.

Feliciano Pérez de Azpillaga que preside la junta de las Tres Caídas, se alegra de “la buena noticia y me congratulo fundamentalmente por el hermano mayor “. Por su parte, Agustín Llamas, hermano mayor de la Redención, también lamenta “haber llegado a los extremos que se han vivido. Afortunadamente parece que el final es el más desable. Sin embargo, son acontecimientos muchas veces sólo se entienden desde dentro del seno hermandad”.

Finalmente, Manuel Hurtado, hermano mayor de la Yedra, afirma que “lo más importante es que se ha buscado una solución por el bien de la hermandad. Y si ha sido para bien, mejor para todos”. Mala imagen y alegría por el final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios