Sociedad

Desmantelada una asociación que distribuía la planta "yaje" para "purificar cuerpo y alma"

  • Uno de los principios activos del "yaje" es la dimetiltriptamina (DMT), un psicotrópico cuyos efectos son diarreas, alucinaciones, náuseas, dilatación de pupilas, convulsiones, taquicardia, un efecto afrodisíaco, muestras de temor o agresividad y, en algunos casos, intoxicación mortal.

Comentarios 6

Agentes de la Policía Nacional han detenido a los dos responsables de una asociación que vendía un tipo de planta llamada "yajé", cuyo principio activo es un psicotrópico, con la promesa de la "purificación del alma y del cuerpo". Los arrestados captaban a sus clientes a través de charlas y panfletos en restaurantes vegetarianos y establecimientos alternativos.

Han sido incautados 40 kilogramos de esta sustancia, quepuede llegar ocasionar la muerte por intoxicación, y con los que se habrían elaborado unas 40.000 dosis cuya venta supondría unos beneficios de 1.200.000 euros, 30 euros por toma.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de septiembre, cuando la Policía Nacional fue alertada por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. Según sus informaciones, responsables de una asociación estarían organizando charlas o talleres en los que publicitaban y distribuían "yajé", sustancia a la que atribuían beneficios y propiedades como la "purificación del alma y del cuerpo".

Tras numerosas indagaciones los agentes confirmaron la existencia de esta organización estructurada que se dedicaba a la elaboración, distribución, venta y facilitación del psicotrópico. Los responsables de esta asociación, un ciudadano argentino y una mujer española, informaban de los usos y propiedades de esta sustancia en restaurantes vegetarianos de Madrid.

Entre sus beneficios destacaban la relajación, el viaje astral, la telepatía, capacidad de curación, dar fuerza, comunicación con espíritus, hechizar, aprendizaje de "ícaros" o adivinaciones.

Pero realmente uno de los principios activos del "yajé" o "ayahuasca" es la dimetiltriptamina (DMT), un psicotrópico recogido en la Lista I del Convenio sobre Sustancias Estupefacientes suscrito por España, y cuyos efectos negativos son fuertes diarreas, alucinaciones, náuseas, fuertes vómitos, salivación, midriasis (dilatación de pupilas), sudoración profusa, convulsiones, palpitaciones, taquicardia y aumento de la presión sanguínea, un notable efecto afrodisíaco, muestras de temor o de agresividad y, en algunos casos, intoxicación mortal.

En estas charlas iniciales, publicitadas en revistas distribuidas en establecimientos de comida vegetariana y otros comercios alternativos, se captaba a personas de toda índole y extractos sociales como abogados, médicos, bomberos, jardineros, administrativos, e incluso menores de edad.

El objetivo de la organización era lograr la asistencia a encuentros de fin de semana en un chalet de Las Rozas, en Madrid, en los que, entre otras actividades, se administraba este brebaje durante la noche.

El precio de estos encuentros, a los que solían asistir una media de 30 personas, rondaba los 250 euros por fin de semana. En la publicidad que distribuían se explicitaba que había precios especiales para los menores de edad que tomaran "yajé", con descuentos del 50 por ciento o totalmente gratis, según la edad de los menores.

La intervención de los agentes se produjo cuando la asociación estaba realizando uno de esos encuentros en el mencionado chalet. En ese momento se encontraban en el lugar 21 personas, 3 de ellas menores de edad. Todas se encontraban en una sala, a la espera de iniciar las sesiones, en la que se estaba proyectando una película pornográfica en una pantalla panorámica.

Allí fueron detenidos los dos máximos responsables de la organización: Alberto J. V., de nacionalidad argentina y Blanca R.B., española, como presuntos autores de un delito contra la salud pública. Además, se incautaron 40 kilos de "yajé" ocultos en la planta baja de la vivienda, y un "datáfono" con el que los asistentes pagaban sus estancias y tomas por medio de tarjetas bancarias.

Los encuentros habían sido organizados con anterioridad en otras ciudades como San Sebastián o en el centro de Madrid, aunque en la actualidad habían trasladado toda su actividad a este chalet del municipio madrileño de Las Rozas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios