Sociedad

El temporal no da tregua

  • El fuerte oleaje parte en dos un carguero español frente a Bayona, en la costa atlántica francesa

El fuerte oleaje provocado ayer por el temporal en aguas del Atlántico partió en dos el carguero español Luno cuando trataba de entrar en el puerto francés de Bayona, a la altura de Anglet, lo que obligó al rescate de sus 12 ocupantes por un helicóptero.

Las autoridades francesas descartaron un riesgo de contaminación importante porque el barco estaba vacío, y sólo se teme que se puedan escapar sus 80 toneladas de combustible.

Tras aguardar varias horas frente a Anglet a que saliera otro barco, el buque español se disponía a entrar en el puerto de Bayona, en el suroeste de Francia, remolcado y pilotado, cuando sufrió una avería eléctrica que inutilizó sus mandos. En ese momento, el Luno quedó a merced del fuerte oleaje y del viento, que en algunas zonas de la costa atlántica francesa soplaba a 150 kilómetros por hora.

Incontrolable, el carguero chocó contra un espigón del puerto y se fracturó en dos partes. La delantera se hundió en la playa de Anglet, mientras que la otra permanece varada junto al espigón.

Desde esa segunda mitad y en condiciones meteorológicas muy duras, un helicóptero militar francés logró rescatar a sus 12 ocupantes, 11 miembros de la tripulación -10 españoles y un cubano- y el práctico del puerto.

Evitado el drama humano por una intervención "extraordinaria", en palabras del ministro francés de Transportes, Frédéric Cuvillier, que se trasladó al lugar, las autoridades comenzaron a estudiar cómo salvar el drama ecológico. Expertos de la Prefectura Marítima se desplazaron a Anglet y, según sus primeras constataciones, se descarta una masiva contaminación.

Cuvillier explicó que la mayor parte del carburante, entre 60 y 70 toneladas, están en la parte delantera del barco, en situación relativamente estable, hundida a pocos metros de profundidad.

Más inquietante aparece la otra mitad, golpeada todavía por el fuerte oleaje y donde se estima que hay entre 10 y 20 toneladas de fuel, aunque de momento no se constató ningún vertido.

El barco, diseñado para cargar, entre otros productos, sustancias peligrosas sólidas a granel y contenedores, partió la noche del martes, sin carga, del puerto de Pasaia, Guipúzcoa, hacia Bayona.

Pero el temporal no da tregua. Sucesivas borrascas, acompañadas de frentes fríos, seguirán afectando a la Península en lo que resta de semana y durante toda la siguiente. Desde hoy, una nueva borrasca atlántica próxima a las costas de Galicia, dará lugar a un nuevo temporal con vientos fuertes o muy fuertes en Galicia, Asturias, Cantabria, zonas de alta montaña de la mitad norte peninsular y Castilla y León, donde podrán alcanzarse localmente rachas de hasta 130 kilómetros por hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios