Tecnología

Ordenadores capaces de pensar como un humano

  • Seis computadoras se someten a la Prueba de Turing, un test para determinar si su Inteligencia Artificial es lo suficientemente autónoma como para igualarse al intelecto de la raza humana

Alice, Brother Jerome, Elbot, Eugene Goostman, Jabberwacky y Ultra Hal son seis ordenadores que el próximo domingo serán sometidos en la Universidad de Reading (Reino Unido) a la Prueba de Turing. Dicho test, creado en 1950 por el gran matemático Alan Turing -que, entre otras cosas, ayudó a descifrar los códigos secretos del Ejército nazi durante la II Guerra Mundial- busca probar la capacidad de una computadora para pensar independientemente, tal y como lo haría un humano, hasta el punto de engañar a uno de nuestra especie.

La Prueba de Turing consiste en colocar un ordenador y un humano ocultos tras una mampara, con el objetivo de que los dos defiendan su condición de seres humanos, para lo que también pueden mentir. Un voluntario, que ejerce el papel de juez, se sitúa al otro lado y, comunicándose con ambos por medio de un teclado y una pantalla, debe averiguar cuál de los dos es el humano y cuál es la máquina.

Si en cinco minutos el juez es incapaz de distinguir las respuestas del ordenador de las del ser humano, entonces la computadora ha pasado la prueba y puede decirse de ella que 'piensa'. El próximo domingo, en la Universidad de Reading, seis ordenadores -denominadas 'entidades conversadoras artificiales'- serán sometidas a esta prueba, que no ha sido superada todavía por ninguna computadora.

Esta competición se desarrolla en el marco del Premio Loebner en Inteligencia Artificial, un concurso de carácter anual que se celebra desde 1990 y que somete a varios ordenadores a la Prueba de Turing. El premio principal es una medalla de oro de 18 quilates y 100.000 dólares estadounidenses para los diseñadores de la computadora que superen el test y uno de consolación para el mejor programa anual; de momento no se ha repartido ningún premio principal.

En caso de que uno de los ordenadores que serán sometidos a esta prueba pase la Prueba de Turing se convertirá en el mayor salto en la Inteligencia Artificial desde que el ordenador Deep Blue de IBM logró derrotar al campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov en 1997. Además, generaría preguntas de gran calado como la posibilidad de que los ordenadores tengan conciencia y, de ser así la autoridad moral de un humano para 'desenchufarlo'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios