Gala Eurojunior

España queda tercera en Eurovisión Junior y gana Francia

  • La sevillana Soleá preparó un simpático número de ritmo urbano a lo Rosalía y venció la encantadora y cursi Valentina, con una puesta en escena de piruletas

  • España reunió 133 puntos, repite el puesto del año pasdado, y destacó entre los doce participantes en una gala  repartida entre todas las televisiones

Soleá, la participante española Soleá, la participante española

Soleá, la participante española / RTVE

Las niñas al poder, las pequeñitas de un Eurovisión Junior que a veces parecía que era un Eurovisión senior, de canciones intensas y baladistas interminables. La sevillana Soleá ha quedado tercera en el festival celebrado en la tarde del domingo, una gala de pandemia, virtual y con todas las actuaciones a distancia, pero con la intriga de los votos, de lo que los eurofans están hambrientos.

Nada menos que 4,5 millones de europeos decidieron votar a través del teléfono, un récord en estas circunstancias.  Ganó Francia, con otra chiquilla, Valentina, rosa chicle y melodía saltarina muy parisina, como una canción de Luxemburgo en los años 70. Un canto a la ingenuidad entre piruletas, J’imagine.

Francia obutvo un total de 200 votos y Soleá, 133, más que Mocedades que son nuestro top entre los adultos (ya va siendo hora de mandar algo que de verdad atraiga al resto del continente).

La ganadora, Valentina, en su número musical La ganadora, Valentina, en su número musical

La ganadora, Valentina, en su número musical / RTVE

Palante era un vivaracho tema pop que tal vez hubiera necesitado una voz más potente, pero lo preferimos así, con una Soleá que es como si soñara en su cuarto ser Rosalía de mayor. “Tú tira P’alante”, con sus skaters de compañeros, en una ambientación de parque y paredes de grafiti. Mejor que la chica sola de Georgia, la pobre con su banderita y la Cenicienta rusa.

La postal de presentación de Soleá se grabó en la localidad polaca de Szczezin (a ver qué español tiene el valor de pronunciar este topónimo) y en el homenaje dedicado a las profesiones que han bregado en esta pandemia a la de Sevilla, sobrina de Farruquito, le correspondió dar un ramo de flores a una policía. De fondo, el monumento de Dalí creado para Eurovisión 1969 en los jardines de Prado del Rey. Una antigüedad afectuosa.

España no obtuvo ‘doces’, pero entre el voto del jurado destacó en todo momento, con 10 puntos por parte de Alemania y Países Bajos, 8 de Ucrania o 7 de Bielorrusia y de Polonia, los anfitriones de una gala repartida por las 12 televisiones que formaban parte del concurso.

Kazajistán, con una puesta en escena deslumbrante, ya vista entre los mayores, quedó segunda, con 152 puntos, pero lejos de Valentina, la francesa, favorita entre el jurado y el televoto. España estuvo siempre entre las primeras y estuvo en cabeza durante un par de minutos en el recuento del televoto. Pero Europa miró a Francia, que desde los años 70 no gana en el Eurovisión de los mayores. Soleá ha repetido un tercer puesto que aún entre los pequeños sabe muy bien, y repite la posición de la lírica Melani, que fue la encargada en un magnífico inglés de dar el voto de TVE.

Ambas representante, Melani y Soleá, celebraban con un abrazo el éxito en la Green Room española.

Por cierto, y Melania Trump formaba parte de la presentación. Una de las conductoras polacas era el vivo retrato de la primera dama saliente y su compañera nos evocaba a Cher.

Qué alegría volver a comentar en familia a quiénes se parecen los que salen en Eurovisión, lo mal que vistieron al pianista serbio. Eurojunior nos ha devuelto la ilusión de esa reunión internacional de amigos que echábamos en falta. Aunque fuera, debido a que debemos guardar la distancia, reuniendo de forma virtual  todos los participantes con el himno Move the World, el lema de esta edición. A ver si cuando pase la pesadilla empezamos a movernos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios