Xerez CD | AD Ceuta

Y David tumbó a Goliat (2-0)

  • Un intenso Deportivo supera a uno de los gallitos de la categoría y sigue fuera del descenso

  • Un golazo de Borja desde el centro del campo (30') y otro de David Castro en propia puerta (92') dan el triunfo a los azulinos

  • El partido, parado 15 minutos en la segunda mitad por insultos racistas a jugadores visitantes

Los jugadores azulinos celebraron a lo grande el golazo de Borja desde el centro del campo. Los jugadores azulinos celebraron a lo grande el golazo de Borja desde el centro del campo.

Los jugadores azulinos celebraron a lo grande el golazo de Borja desde el centro del campo. / Vanesa Lobo

David tumbó a Goliat. El Xerez CD se puso el traje de faena para realizar un gran encuentro en La Granja y sorprender por 2-0 al potente Ceuta, el mejor equipo como visitante de la categoría. El Deportivo suma tres puntos de oro en su lucha por la permanencia y toma oxígeno tras los resultados adversos de las últimas jornadas.

Un gol antológico de Borja desde el centro del campo con Romero adelantado a la media hora de juego y otro de David Castro en propia puerta en el descuento sirven a los azulinos para firmar una victoria trabajada, basada en el trabajo, la fe, la intensidad, la constancia y la gran actuación de los dos porteros xerecistas Juanma Cámara, que se lesionó en el segundo tiempo y brilló en el primero, y Montoya, que entró frío al terreno de juego y realizó cuatro paradores impresionantes.

Juan Carlos, una jornada más, tuvo que reinventarse y configurar una alineación con muchas variantes, tantas que debutó el canterano Iván Caballero en la medular, Iván Romero tuvo que jugar de lateral izquierdo y Ángel conservó su puesto en el centro del campo. 

El Deportivo entró al encuentro como un volcán, presionando al rival, con intensidad y tapando todas las líneas de creación de un rival con una calidad y un exquisito trato de balón.

Balongo avisó con un par de cabalgadas por la banda que no encontraron rematador y hasta el minuto 22, los caballas no le vieron la cara a Juanma Cámara con un tiro duro de David Castro desde la frontal el área que se marchó por el lateral de la red. Y justo después, el debutante Iván Caballero evitó el primer gol del encuentro, al sacar desde la misma línea un tiro envenenado de David Camps.

Eran los mejores minutos de un Ceuta que no se encontraba cómodo en La Granja y que ya tenía claro que no tendría fácil sacar tajada. Aún así, Benji no abrió la lata de milagro. Se marchó por la banda, superó a Dani Jurado y con todo a favor, su lanzamiento se le marchó cruzado.

El Deportivo resistía sin descomponerse y esperando su oportunidad para dar un zarpazo. Lo logró, como no podía ser de otro modo, Borja. El delantero azulino puso boca abajo el campo. Vio adelantado a Romero y desde el centro del campo anotó un gol de pañuelos a la media hora.

El Ceuta acusó el golpe y parecía descentrado y fuera del partido por momentos. La calidad de sus jugadores les metía en la pelea. Nané, desde la frontal del área, se topó con un Cámara seguro (35') y en el 39', nuevamente el meta azulino se lució para despejar un trallazo de Chakir.

El paso por vestuarios sentó mejor al Xerez CD que al Ceuta, a pesar de que los visitantes salieron a por el empate. El Deportivo defendía su ventaja con uñas y dientes y ahí apareció Lafuente Sánchez para desquiciar a unos y a otros.

El crono avanzaba lento, mientras la grada cada vez se entregaba más a su equipo por el gran derroche físico que estaba realizando. Un tiro de David Castro animó a los visitantes y Juanma Cámara se lesionó. Ezequiel Montoya, sin calentar, tuvo que entrar por su compañero.

Y nada más saltar al campo se lució para realizar un paradón a Nané. Tras esa jugada, comenzó el carrusuel de tarjetas. Cada vez se jugaba menos y luego, el parón por insultos racistas y a falta de un cuarto de hora para el final.

Con la Policía Nacional ya en el campo, el encuentro se reanudó. El parón terminó de hundir a un desconocido Ceuta ante un cada vez más seguro Xerez CD, que recuperó fuerzas durante esos minutos en los que el balón no rodó. 

Con los dos equipos sin saber muy bien cómo actuar con el árbitro aún tenían que jugarse trece minutos más el descuento, el sevillano terminó de enfadar a los ceutíes, al anular un gol de David Camps por un riguroso fuera de juego al recoger el balón despejado por Montoya.

Revuelta vio la segunda amarilla, el Deportivo se quedó con diez y en el descuento sentenció. Una internada de Ricky por la banda, que dejó sentados a todos los jugadores que le salieron al paso, se plantó ante Romero y el tiro lo introdujo David Castro en su propia portería en su intento de despeje. 2-0. Minuto 92. 

El triunfo ya estaba atado y el final del encuentro llegó entre la alegría xerecista y la decepción de un rival que en ningún momento pudo demostrar su potencial porque los azulinos se lo impidieron.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios