José Pérez Herrera | Técnico del Xerez DFC "El equipo tiene la ambición de demostrar que no hay trabas que nos puedan detener"

José Pérez Herrera, entrenador del Xerez Deportivo FC.

José Pérez Herrera, entrenador del Xerez Deportivo FC. / DIARIO DE JEREZ

El Xerez DFC se enfrenta este miércoles al Ciudad de Lucena (20:00 horas) a domicilio recuperando el primero de los tres partidos que tiene aplazados. José Pérez Herrera, técnico azulino, confía en que su equipo pueda mostrar un buen nivel pese a que sale de unos días muy difíciles por el confinamiento y el brote COVID que ha afectado a más de media plantilla. El entrenador xerecista explica que el rendimiento físico del equipo "es una incógnita" y ha asegurado que "nosotros nos cambiaríamos por cualquier otro equipo que no haya pasado por esto" respondiendo a los comentarios que ha habido en los últimos días.

-En principio, ¿cómo se encuentra la plantilla después de estos 18 días sin competir?

-Todos hemos vuelto sanos y salvos, que es lo más importante. Hemos pasado este período, algunos con más síntomas que otros, y estamos entrenando sin excesivas secuelas. También es verdad que hay una incertidumbre de cómo volveremos a la competición porque la exigencia de los entrenamientos no ha sido grande para no paliar al grupo a nivel físico y que no hubiera riesgo de lesión, porque ha habido dos o tres jugadores que sí (se han lesionado) y no queríamos que fuese a más.

-¿Se puede decir que el rendimiento de su equipo es una incógnita?

-A nivel competitivo sí porque no nos hemos expuesto a una muestra real después de estos 18 días de parón con un virus que deja unas secuelas y que aún todas no han dado la cara. Tenemos esa incertidumbre que nos quitaremos en el partido de mañana. Esperemos que sean leves, pero hasta que no nos veamos en un partido de 90 minutos con la exigencia que requiere y un rival que también te exige no sabremos si el aguante que teníamos antes lo mantendremos.

-¿Y cuál es el estado anímico de la plantilla?

-La gente está muy ilusionada y con muchas ganas. Nadie quería parar porque nos encontrábamos en un momento dulce cuando nos pasó esto. Teníamos ganas de volver, pero estos 18 días de paréntesis genera esas dudas hasta que volvamos a competir. La ilusión, las ganas y la ambición que tiene el equipo de seguir demostrando que no hay ninguna traba que nos pueda detener es un punto de motivación para intentar superar esos déficits físicos que podamos tener.

-El Ciudad de Lucena es un equipo que acapara el balón y que exige físicamente mucho a los rivales. ¿Le preocupa esta circunstancia? 

-Nos preocupa todo, porque la incertidumbre genera dudas. En esta fase, todos los equipos tienen sus armas y son competitivos y fuertes. Una de las características de este Ciudad de Lucena es tener largas posesiones de balón y exigirle al rival a nivel físico. Contamos con ello y nosotros intentaremos imponer nuestro estilo y luchar con nuestras armas para superarles. ¿Que nos vaya a costar más o menos trabajo? Lo veremos mañana, habrá que saber sufrir con eso, hacernos fuertes y estar unidos en los momentos de dificultad y también saber que los cinco cambios que hay siempre nos darán aire para aguantar el arreón físico.

-Se está hablando de que la RFAF podría optar por pasar la última jornada al 16 de mayo y dejar el 9 para recuperar partidos. Para ustedes sería lo ideal.

-Teníamos asumido que había que jugar cada tres días y hasta el día de hoy tenemos entendido que es así. Asumimos el riesgo que conlleva porque podemos perder gente durante el camino con tantos partidos seguidos, ya sea por sanciones o por la acumulación de minutos, sobrecargas, golpes... Sería una solución no sólo para nosotros, ya que hay más equipos que se ven involucrados de manera indirecta. Tendríamos margen para ir recuperando a ciertos jugadores que puedan estar mermados y ayudaría.

-En los últimos días se ha hablado mucho de la situación de la fase de ascenso, algunos entrenadores incluso han hablado de competición adulterada o incluso que ustedes podrían haber ido a Puente Genil con los jugadores disponibles de la primera plantilla. ¿Qué piensa de todo eso?

-Lo primero, que nosotros nos cambiaríamos por cualquier equipo que no haya pasado por esto, lo primero es la salud. Los días malestar y preocupación, porque todos tenemos en nuestro entorno familiar personas vulnerables, no se los deseamos a nadie, ni al peor de los rivales. Tenemos la conciencia muy tranquila. Nuestra situación no es comparable a un caso aislado, como otras veces nosotros mismos los hemos tenido y hemos seguido compitiendo y trabajado. La situación era extraordinaria porque estábamos hablando de la mitad de la plantilla. No podíamos apenas montar un once ni teníamos efectivos para ir a jugar esos partidos. Es un derecho que está ahí para estas situaciones y al igual que otros equipos se han agarrado nosotros hemos tirado de ello. Creo que no tiene más discusión ni más debate.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios