Contenido Patrocinado

Destino familiar de calidad

  • La localidad almeriense de Mojácar es un lugar ideal para que niños y mayores disfruten del verano gracias a sus playas y a sus múltiples actividades culturales en el casco histórico

Imagen panorámica de Mojácar Imagen panorámica de Mojácar

Imagen panorámica de Mojácar

Todos podemos encontrar en Mojácar aquello que buscamos. Las familias, principalmente, disfrutan de este destino tanto por sus playas, su seguridad como sin duda por las variadas actividades que ofrece todo el año. Durante julio y agosto casi cada noche, en la Plaza Nueva, la principal del pueblo, se despliega una interesante agenda de eventos al gusto de los más pequeños. El resto del día son, sin duda, sus magníficas playas las que nos atraen y enamoran.

De los 17 kilómetros de costa, siete playas mojaqueras cuentan con el galardón de Calidad de la Secretaría de España para el Turismo (SICTED) que vienen a sumarse a las reconocidas y ya tradicionales playas de bandera azul de la Unión Europea. En ellas son múltiples las actividader de ocio y deporte que se pueden realizar, como kayac, kite surf, pedalos, vela, buceo o paddle Surf.

Costa de Mojácar. Costa de Mojácar.

Costa de Mojácar.

En cuanto a su patrimonio, su casco histórico, peatonal y bello, ostenta desde 2013 el merecido título de ser uno de los Pueblos más Bonitos de España, algo que nos atrae para visitar Mojácar y disfrutar de su interesante oferta cultural.

La antigua puerta de la ciudad, la iglesia fortaleza, los miradores sobre el valle o sobre el mar así como el laberinto de sus calles árabes encantan a todo aquel que la visita. Mojácar fue el primer destino andaluz en conseguir el sello de Calidad de Turismo Familiar, un prestigioso reconocimiento que certifica que no solo el municipio, sino gran parte de los restaurantes y hoteles cuentan con todo lo necesario para que las familias disfruten de su experiencia en Mojácar.

Moros y Cristianos

Puntera en el turismo de la provincia de Almería, también sabe como nadie organizar sus fiestas y crear el ambiente necesario para que cada convocatoria o cada visita al municipio sea inolvidable.Desde sus fiestas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico en Andalucía, donde todo un pueblo al completo se lanza a la calle a vivir y disfrutar de unos días increíbles, ofreciendo un espectáculo maravilloso con sus llamativos desfiles, a la ya ineludible cita de su Noche Romántica o de la Noche de las Velas.

Coincidiendo con la lluvia de estrellas, el casco antiguo de Mojácar acoge esta cita ya famosa, en la que la localidad solo se alumbra con miles de velas que recorren las calles. Locales, viviendas, alumbrado... todo permanece a oscuras y sólo se ilumina con la tenue luz de las velas. Las leyendas de Mojácar y sus personajes toman vida, la música en vivo acompaña en cada plaza y las estrellas del inigualable cielo de Mojácar caen despreocupadas mientras los visitantes pueden observarlas a través de los telescopios instalados en el Mirador del Castillo.

Calles blancas y llenas de flores en el casco urbano de Mojácar. Calles blancas y llenas de flores en el casco urbano de Mojácar.

Calles blancas y llenas de flores en el casco urbano de Mojácar.

Sin embargo, Mojácar no solo ofrece la mejor opción de ocio. Para los curiosos de la historia, en Mojácar también se encuentra el pasado como parte protagonista de su presente. Las excavaciones de Mojácar la Vieja, antiguo asentamiento de la población mojaquera en el siglo XII, es objeto de recuperación y estudio por el departamento de Arqueología de la Universidad de Granada. Recorrer las excavaciones en visita guiada, participar como arqueólogo por un día o formar parte de las diferentes actividades organizadas en torno a las investigaciones, es algo único que se puede hacer de forma gratuita en Mojácar en julio.También se pueden seguir los rastros del pasado a través de sus senderos. Tres rutas asequibles a todo el mundo que marcan la vida y la economía de la historia de Mojácar y de la Comarca, siendo la más conocida la del Sendero de la Mena. A unos siete metros sobre el nivel del mar, en la desembocadura del río Alfaix, comienza la andadura de la Mena-Macenas por el antiguo camino de Mojácar a Carboneras, serpenteando junto al mar por los acantilados de Sierra Cabrera.

Desde el sendero, dada la transparencia de sus aguas se puede observar el fondo marino y algunas aves marinas que utlizan los islotes cercanos como lugar de descanso. Los restos de la actividad minera son, junto a la diversidad geológica y las inmejorables vistas al mar, los protagonistas de esta ruta.

Etiquetas