Andalucía

"O cada gibraltareño fuma un cartón cada 20 minutos o allí hay algo"

  • Javier González-Herrero, de la Oficina Antifraude de la UE, opina que "no hay que rasgarse las vestiduras si se habla de contrabando" en el Peñón

"O cada habitante se fuma un cartón, cada 20 minutos, o hay algo extraño, porque el grado de compraventa de tabaco no se corresponde con la población del lugar". Ésta es la conclusión a la que llega el consejero de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), Joaquín González-Herrero, en relación al posible contrabando en Gibraltar.

En una entrevista con Efe, este miembro de la carrera fiscal en situación de servicios especiales, que trabaja también en la creación de una Fiscalía Europea, se refirió al último informe de la OLAF en el que se recoge que existen "indicios de criminalidad" en Gibraltar. González-Herrero subrayó asimismo que este informe "da respuesta a informaciones que recibió la OLAF hace escasamente un año, ya que se considera como algo extraordinario el número de cigarrillos que entran en Gibraltar en relación con el número de habitantes; y se efectúa una serie de análisis que pone de manifiesto que algo ocurre".

De la misma forma en que procede cuando detecta un hecho presuntamente irregular, este organismo de la UE lo pone en conocimiento de la Fiscalía General del Estado, que es su interlocutor oficial, sugiriendo que hay elementos suficientes como para tomar medidas. El consejero de la OLAF, que disfruta unos días de vacaciones en Segovia, explica que, posteriormente, desde la Fiscalía General del Estado, el asunto "se remite a la Fiscalía Anticorrupción, que tiene competencias, a ver si procede incoar investigación por ramificaciones internacionales que pueda haber entre España, Gibraltar, Reino Unido y otros países de la UE".

Tras insistir en que la OLAF "no es un órgano definitivo", González-Herrero elude pronunciarse acerca de las posibles reacciones del Reino Unido al informe, argumentando que sobre la reacción de un país de la UE "no nos corresponde hablar". De ahí que se limitara a matizar que a la OLAF "le corresponde analizar el posible contrabando y la utilización de recursos financieros para camuflarlos, conocido como blanqueo".

Asimismo, recordó que el contrabando de tabaco no es novedad en la UE y se refirió a que, cuando llegó a Bruselas, en 1996, uno de los grandes problemas a los que se enfrentaba España era éste, donde en Galicia, "Sito Miñanco y otros eran los grandes personajes de la época". A juicio de González-Herrero, "la OLAF contribuyó de manera decisiva a poner fin a aquello, uno de los grandes episodios de la lucha contra la delincuencia organizada de los últimos 20 ó 25 años en la UE". De ahí que afirme textualmente: "No estamos inventando nada ni tenemos que rasgarnos las vestiduras a la hora de hablar de que Gibraltar pueda ser centro de contrabando de tabaco o tienen lugar otras actividades presuntamente ilegales".

En cuanto al posible fraude o utilización indebida de fondos europeos, González-Herrero expuso que es positivo el grado de reacción de las autoridades españolas, cuando la OLAF recaba información de cualquier instancia española, con un marco de relaciones "muy bueno y eficaz" entre la UE y España. Y consideró que España percibe muchos fondos y se registran algunos casos de fraude, pero "en proporción son de relativa importancia, porque, por esa misma razón, en Rumanía habrá más que en Bulgaria y en Italia más que en Eslovenia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios