Segunda División B

Lección de fútbol sin premio del Sanluqueño (2-1)

  • Kike adelanta pronto al Atleti, el Cartagena remonta en 3 minutos y Adrián Gallardo falla un penalti

Pocas veces se va a encontrar el Sanluqueño la oportunidad de sumar en un campo como el Cartagonova. Una de ellas la desperdición ayer, cuando tuvo contra las cuerdas al Cartagena permitiéndose el lujo de errar una pena máxima y siendo capaces de hacer pedir la hora a uno de los fuertes del grupo.

Sorprendió el cuadro verdiblanco con una salida fugaz que despistó al equipo local con un juego alegre y vistoso que desarboló por completo al Cartagena. Se gustaba el Sanluqueño con el balón en los pies, tratándolo con esmero y llegando peligrosamente a la portería de un Víctor que no se creía el aluvión visitante inicial. Fueron minutos de locura, de una esquizofrenia que llegó a humillar a un cuadro local totalmente grogui.

A la primera, el gol. Con las legañas en los ojos de los locales le resultó sencillo a Kike rematar sin oposición en el segundo palo una jugada excelsa de Salvi desde la derecha. Tres minutos después el nudo apretó más el cuello local en otra nueva contra en la que Salvi cedió al área con el balón paseándose ante la apatía zaguera local. Kike, de falta directa, a los diez minutos culminó el desbarajuste defensivo de los de Pacheta.

Despertaron los de casa empujando desde el medio siempre al ritmo de un Segura que poco a poco se sacudía el marcaje de Lolo, un adhesivo en la marca. Ese fue el acierto de Buenaventura, atar en corto la creación local permitiendo a Arcas, más de contención que de talento creativo, ser el ejecutor de la salida del balón casero, una tarea ingrata para el joven mediocentro local.

Los albinegros comenzaron a sentirse cómodos en cuanto decreció el ritmo de sus rivales, algo lógico por el volumen de físico impuesto desde el inicio. Buscaron bandas, fundamentalmente la diestra, para demostrar la fragilidad que sostenía el cuadro visitante en su parte de atrás, demasiado dependiente de una marca estática que terminó por engullirles. Eso hizo que el empate se asomara cada vez más a su cita. Hasta que Mariano Sánchez, de cabeza, peina por encima del meta Fran un lanzamiento de falta de Óscar Rico que dejaba en evidencia el marcaje de los defensas verdiblancos.

Tres minutos después, Perona se fabricaba desde la banda el segundo gol, de manufactura propia. Cayó en diagonal al área, sentó a un par de zagueros y marcó de disparo raso por el centro de la portería. A dos del descanso Óscar Rico se citó ante Fran para rematar de vaselina una contra que el meta visitante detuvo por los pelos cuando el balón casi le sobrevuela. Pudo ser la puntilla de un equipo que se vio devorado por el ansia de un Cartagena que se repuso en diez minutos de una desastrosa puesta en escena.

En el segundo acto dominó el cuadro andaluz pero de forma baldía, sin llegadas claras, sin peligro. Los de casa, con muy poco y pese a estar a merced en muchos momentos del juego verdiblanco, pudieron sentenciar el choque con tres o cuatro coletazos, aunque eso sí, se vieron emparedados por el empuje de los de Buenaventura que, incluso, desperdiciaron una pena máxima. Y es que Adrián Gallardo, a los cinco minutos, no fue capaz de superar a Víctor desde los once metros tras una falta de Florian sobre José.

Mariano, en el 68, avisó a los visitantes con un remate de cabeza al larguero tras un córner. Tonino, diez minutos después, remató un brillante centro de Riau antes del monólogo final andaluz.

Un par de remates, uno de ellos de Kike de falta directa, conformaron un bagaje que deja en el debe una necesidad imperiosa de mejorar sus prestaciones ofensivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios