Liga Europa

El Sevilla supera la prueba (1-0)

  • Un gol de Denis Suárez certifica el pase a dieciseisavos ante un Rijeka que inquieta tras el descanso Los blancos acceden como segundos de grupo

El Sevilla venció por 1-0 al Rijeka y se clasifica como segundo para los dieciseisavos de la Liga Europa, ya que el triunfo del Feyenoord en Bélgica ante el Standard de Lieja le da a los holandeses la primera posición del Grupo G. Los sevillistas marcaron pronto y después hicieron lo justo para mantener el resultado favorable ante un rival al que sólo un triunfo le valía, pero mostró pocos recursos en el ataque.

El equipo de Emery salió al terreno desde el primer momento sin especular y a por la victoria pese a que el empate también le servía. El técnico guipuzcoano alineó a los titulares, con la única ausencia de Krychowiak, sustituido Éver Banega.

El Rijeka contó con Kramaric, uno de los destacados del equipo y su máximo goleador, pero que estuvo muy solo en la línea de ataque pero, cuando dispuso de ocasiones, falló, con lo que los croatas acaban su carrera continental sin puntuar ni marcar en sus partidos como foráneo.

El Sevilla marcó a los veinte minutos por mediación de Denis Suárez, resultado que no le aseguraba el primer puesto del grupo al estar ganando el Feyenoord. Pese a que a los visitantes no les era suficiente ni el empate, tras el 1-0 salieron poco en busca de la portería de Beto.

El primer remate croata entre los tres palos llegó en el minuto 35, obra de Tomecak, pero sin ningún problema para que el meta local detuviera el balón. De ahí hasta el descanso, el Rijeka no hizo más y el Sevilla, pese a tener mucho más la pelota, tampoco creó muchas ocasiones.

En la segunda parte dio la sensación de que los locales salieron con menos intensidad y con algo de suficiencia, y ello motivó que Jajalo dispusiera a los seis minutos de la reanudación de una gran oportunidad para el empate, pero su remate desde dentro del área le salió desviado.

Dos avisos más llegaron muy poco después y fue Beto el que tuvo que intervenir con acierto ante los peligrosos intentos de Zoran Kvrzic y de Kramaric.

El Rijeka se envalentonó y tomó claramente el mando del choque, lo que hizo intervenir a Emery, quien sacó a un jugador mas defensivo como Arribas por un creador como Denis Suárez para equilibrar el juego en el centro del campo.

Ese movimiento en el banquillo le vino bien al Sevilla y el partido se igualó, aunque la formación nervionense nunca estuvo fluida en el juego y dejó abierta la posibilidad de la remontada visitante, como en otro intento de Kramaric, inocente en el remate, que hubiera sido el empate.

La fase final del encuentro ya fue ataques con poca mordiente de los croatas y contragolpes del Sevilla que le pudieron dar el segundo, como en un remate de Mbia que besó el larguero, aunque el marcador ya no se movió más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios