fútbol fase de ascenso a división de honor

Suspensión por invasión de campo

  • Una monumental tangana al saltar al terreno de juego aficionados locales que se enzarzan con futbolistas del Jerez Industrial tras el 3-1 en el minuto 81 provoca que el árbitro decida no reanudar el partido

El Bazán-Jerez Industrial fue suspendido en el minuto 81, después de marcar el equipo local el 3-1, tras la monumental tangana que se formó provocada por la invasión de campo de algunos aficionados locales que se enzarzaron con futbolistas visitantes. Palomares Gutiérrez, árbitro del choque, decidió la suspensión diez minutos después de retirarse a su vestuario, viendo el cariz que habían tomado los acontecimientos y pese a la importante presencia de Fuerzas del Orden, con efectivos tanto de la Policía Nacional como de la Policía Local.

Ambos clubes esperan ahora la decisión del Comité de Competición. Lo más probable es que el partido se reanude a puerta cerrada, quedando por disputar diez minutos del tiempo reglamentado más el descuento, de unos ocho minutos según indicaba el delegado federativo a la expedición industrialista. El federativo -cuya presencia había solicitado el club blanquiazul- también comentó a los visitantes que a resultas de la gresca habían sido expulsados tanto un futbolista del Bazán -al parecer Dani Curbelo- como Dani Castro, y que en el acta se reflejaría que Morlán había respondido a agresiones de aficionados locales. De confirmarse estos extremos, el partido se reanudaría con unos 18 minutos de juego con el Bazán con 10 jugadores y el Industrial con 9 y obligado a marcar, porque el 3-1 clasifica a los isleños para la final del play off de ascenso.

Dani Castro y uno del Bazán, expulsados por la pelea según el delegado federativo

Todos estos supuestos tendrá que confirmarlo Palomares Gutiérrez en el acta, que no cerró ayer en el Municipal de Sacramento al confirmar a ambos delegados que la redactaría en su domicilio. Luego, y a tenor de la redacción del acta, habrá que ver el fallo del Comité de Competición aunque en el Industrial ya aseguraban ayer que enviarían alegaciones.

Todo el lío arranca en el minuto 80, cuando el Bazán marca el 3-1 que le daba la clasificación. Alguos futbolistas del Jerez Industrial se acercan para reclamar fuera de juego al asistente de la banda de tribuna, justo en la zona en la que aficionados blanquiazules y aurinegros están separados por un cordón de seguridad de policias. Pero hay algunos aficionados bazaneros -dos o tres- a pie de campo, junto a la valla que separa la grada del terreno de juego, que saltan a increpar a los futbolistas del Jerez Industrial.

Dani Castro asegura uno de ellos -hay uno con camiseta negra y otro con terno gris- desata las hostilidades al darle un puñetazo y a partir de ahí se desata la tormenta: los futbolistas del Industrial responden, se defienden, y se lía parda. Llegan jugadores del Bazán, se unen los dos banquillos, más aficionados y los que están en el pasillo a pie de campo entre la grada y el terreno de juego. Puñetazos, empujones y patadas entre unos y otros -también hay quien intenta separar- durante unos instantes y vuelta a empezar tras unos momentos de calma, porque los futbolistas de unos y otros ya están encendidos.

El trío arbitral se separa unos metros tratando de no perder detalle y los futbolistas se concentran en el centro del campo mientras la policía trata de poner orden, sacando a los aficionados invasores del terreno de juego, pero hay más conatos de incendio porque los futbolistas se recriminan entre ellos -hay un suplente del Bazán que va desde su banquillo hasta el del Industrial para lanzar un manotazo a un futbolista blanquiazul-, deparando un episodio lamentable ante la grada, atónita ante el espectáculo de unos y otros. Tampoco faltan los gestos de futbolistas -de uno y otro bando- a los aficionados del equipo contrario, lo que contribuye a que los ánimos tarden en apaciguarse.

Cuando se recupera la calma, el trío arbitral se marcha al vestuario, y diez minutos después del colegiado decide la suspensión del partido. La afición del Bazán desaloja Sacramento y la del Industrial lo hace mucho después, cuando también sale el equipo, protegidos por policías locales y nacionales que evitan cualquier atisbo de incidentes añadidos.

Ahora es turno de Competición, cuyo fallo marcará los tiempos de la resolución de esta eliminatoria y de la final por el ascenso: si el play off decisivo arranca el próximo fin de semana, la reanudación del partido -si es que así lo decide el Comité- no debería alargarse más del jueves, con lo que Competición debería fallar en tiempo y forma para permitir posibles recursos ante Apelación. Otra opción es aplazar el play off final, lo que se conocerá en cuanto el Comité de Competición emita su fallo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios