Deportes

Vettel apuesta al rojo

  • El alemán consigue la 'pole' escoltado por Raikkonen y certifica la superioridad de Ferrari en Hungaroring

  • Fernando Alonso sueña con los puntos tras lograr la séptima posición

Sebastian Vettel se postuló como principal candidato al triunfo en el Gran Premio de Hungría tras lograr la pole en un escenario propicio para Ferrari.

El circuito de Hungaroring replica, atendiendo a las opiniones de los pilotos, las características del trazado urbano monegasco. Como el pasado mayo en Mónaco, la fábrica de Maranello consiguió situar sus dos monoplazas en la primera línea.

En esta ocasión será Vettel el que partirá desde la primera posición, después de mejorar en 168 milésimas el registro de su compañero, Kimi Raikkonen.

En el Gran Premio de Mónaco ambos invirtieron sus posiciones en la parrilla de salida, aunque Vettel recuperó una plaza en carrera para celebrar su última victoria en el Mundial. Él es quien lo lidera, con un estrecho margen de un punto sobre Lewis Hamilton (Mercedes).

Dos meses se cumplieron ya de aquel triunfo, fechado el 28 de mayo. Desde entonces no ha cesado el acoso del piloto británico, ganador del Gran Premio de Hungría en cinco ocasiones (2007, 2009, 2012, 2013 y 2016). Recientemente, de hecho, triunfó en Silverstone.

En Hungaroring amenazaba con adueñarse del liderato, al que, sin embargo, parece haber renunciado tras quedar cuarto en la Q3. "Lo más seguro es que termine en esa posición", apuntó con aires derrotistas.

El resultado de la ronda clasificatoria advierte, no en vano, de las dificultades de las flechas plateadas en un trazado que no premia la potencia. Sus catorce curvas, repartidas a lo largo de 4.381 metros, se ciñen mejor a las características de los Ferrari.

Vettel se presentó en Budapest con cierta urgencia, después de que un pinchazo frustrara su actuación en Silverstone. El alemán concluyó dicha prueba en la séptima posición y, para no perder el liderato antes del parón veraniego que se prolongará hasta el 25 de agosto, se exigió batir a Hamilton en Hungría. Esta posibilidad parece real, teniendo en cuenta su ritmo y el de su rival (1.16,276 por 1.16,693).

Por detrás de los dos grandes favoritos volvió a situarse, como alternativa, Red Bull. Max Verstappen y Daniel Ricciardo coparán la tercera línea, con Fernando Alonso (McLaren Honda) justo por detrás al verse beneficiado de la penalización de Nico Hulkenberg (Renault) por haber sustituido la caja de cambios.

Los puntos son la meta del asturiano, en un escenario que lo vio coronarse por primera vez. En un lejano 2003, Alonso consiguió la primera de sus 32 victorias en la Fórmula 1. Ahora, en cambio, las limitaciones de su McLaren lo obligan a dar por buena la séptima posición.

Carlos Sainz (Toro Rosso) también logró hacerse un hueco en la Q3, y partirá hoy noveno, más que satisfecho por haber rebasado a Jolyon Palmer (Renault), Esteban Ocon (Force India) y Sergio Pérez (Force India), en una apretada sesión de clasificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios