Deportes

No fue bonito mientras duró

España cerró un Mundial decepcionante en el que solo fue capaz de ganar a Irán, y tras los empates con Portugal y Marruecos tampoco pudo superar al anfitrión, una Rusia de inferior nivel que lo fio todo a los penaltis. La selección, incapaz de traducir en ocasiones su dominio, acabó pagando en la ruleta rusa de los penaltis su falta de fútbol y de ambición. Una pena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios