fútbol

"El cuerpo me pide seguir"

  • Canito, técnico del San José Obrero, tenía decidido dejarlo pero "soy un tío de retos" y tras el descenso "quiero devolver al equipo a 1ª Andaluza"

Canito, en un partido del San José Obrero esta temporada. Canito, en un partido del San José Obrero esta temporada.

Canito, en un partido del San José Obrero esta temporada. / josé contreras

Si la buena noticia en la Primera Andaluza ha sido la clasificación del Jerez Industrial para la fase de ascenso a División de Honor, la mala la ha supuesto el descenso del San José Obrero, que después de dos temporadas en la categoría regresa a la Segunda Andaluza.

El equipo que entrena Antonio Clavijo 'Canito' falló en la penúltima jornada al empatar a cero en el Juan Fernández 'Simón' con el Chipiona. De haber ganado hubiera afrontado la última jornada en Jédula dependiendo de sí mismo para salvar la categoría. El técnico asume que "soy el principal responsable del descenso del equipo" tras una temporada que no arrancó nada bien para los intereses del club de la barriada jerezana aunque luego remontó el vuelo. Un descenso que no empaña el buen hacer de Canito al frente del San José Obrero, en el que ha cumplido su octava temporada llevando al club desde la última categoría regional hasta la Primera Andaluza, codeándose con históricos como el propio Jerez Industrial o UD Roteña. "Está claro que fallamos el día del Chipiona. De nada vale quejarse porque además suena a excusa pero evidentemente no hemos tenido fortuna. En Guadiaro hicimos el mejor partido de la temporada, no nos señalaron dos penaltis y perdimos en el último minuto. Con el Chipiona en casa, igual. Luego en el último partido en Jédula ya sabíamos al descanso que la Juventud Sanluqueña ganaba al Bazán. De no haber sido así, estoy convencido de que el equipo ganaba allí".

Canito tenía decidido dejar el banquillo del San José Obrero si hubiera mantenido la categoría pero ahora, tras el descenso, asegura que tiene la espina clavada, "soy un tío de retos y después de un par de días asimilando el descenso lo que me pide el cuerpo es devolver al equipo a Primera Andaluza", aunque apunta que no conoce el sentir de la directiva "porque no he hablado con nadie más allá de agradecer los mensajes de apoyo que todos me han dado". Lo de dejarlo iba en serio: "Días antes del partido en Jédula le comenté al director deportivo -Alfonso Oca- que si nos manteníamos iba a parar, no digo retirarme porque los toreros nunca se retiran, pero sí parar. Pero ahora, con este descenso el cuerpo me pide seguir".

Haciendo un poco resumen de la temporada, Canito argumenta que ha sido "la más complicada de las ocho en las que he estado al frente del equipo; el arranque no fue bueno y luego fuimos a remolque". "Siempre he dicho -continúa- que los deberes no se pueden dejar para última hora. Ha sido un cúmulo de circunstancias a lo largo de la temporada. Es verdad que hemos llegado con opciones hasta la última jornada pero la realidad es que se han dejado los deberes para el final y se corre el riesgo de que pase lo que al final ha sucedido. El principal culpable soy yo, el máximo responsable, pero algo habré tenido en estos 8 años; este equipo nació y ha llegado a una categoría que, si me apuras, está por encima de nuestras posibilidades. Hemos aguantado dos temporadas y estoy superorgulloso de todos los chavales que hemos tenido, por su respeto y su compromiso. Las cosas no han salido pero el San José Obrero, con sus limitaciones, es cada día más grande. Tenemos más de 450 licencias de chavales, eso es una auténtica burrada; hay doce o trece directivos que trabajan a destajo y sé lo que digo porque en casi 35 años en los banquillos he estado en clubes en los que se arrancaba con doce directivos y al final se quedaba el presidente solo. Por eso, este club es grande y lo va a seguir siendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios