fútbol liga de campeones

La heroicidad o el doblete

  • La explosión de sentimientos, el aval para la remontada del Atlético contra la gran ventaja del 3-0 de la ida para el Real Madrid

  • La final está en juego y con ella acariciar la gloria en Cardiff

Cristiano Ronaldo, autor de tres goles en la ida, hace un gesto en la sesión de ayer esperando un balón en el aire. Cristiano Ronaldo, autor de tres goles en la ida, hace un gesto en la sesión de ayer esperando un balón en el aire.

Cristiano Ronaldo, autor de tres goles en la ida, hace un gesto en la sesión de ayer esperando un balón en el aire. / emilio naranjo / efe

Atlético y Real Madrid resolverán el pase a la final de la Liga de Campeones en un encuentro en el que los rojiblancos buscan una remontada heroica mientras los blancos sueñan con su primer doblete en casi seis décadas. El partido de ida dejó al conjunto de Zidane a medio paso de la clasificación después de su contundente triunfo por 3-0. Nunca antes el Madrid perdió una eliminatoria contando con semejante ventaja. Pero si hay un equipo que hizo de la fe una forma de vida, ése es el Atlético de Simeone. "El que no crea, que se baje". Ése fue el primer mensaje del entrenador rojiblanco cuando se reunió con sus futbolistas minutos después de recibir tres goles que lo dejaron al borde del precipicio. Ahí comenzó a trabajar sobre una supuesta quimera, sobre lograr lo aparentemente imposible. O al menos pelearlo.

A partir de su entrenador, el club rojiblanco fue generando una atmósfera muy especial con el fin de disputar la eliminatoria, de no darse por vencido. Pero, de otra parte, Simeone afronta la posibilidad de caer por cuarto año consecutivo en la Champions ante el Real Madrid, el rival más odiado por su hinchada. Eso incluye las finales de 2014 y 2016, que tan magullado dejaron al argentino.

Para el Real Madrid está el desafío a la propia historia de la máxima competición continental. Depende de sí mismo en la Liga a falta de tres partidos y tiene todo a favor para mantener vivo el sueño de convertirse en el primer equipo en ganar dos Copas de Europa consecutivas con el formato de la Liga de Campeones, que empezó en 1990. El reto es mayúsculo.

Nadie duda de que el Atlético saldrá con todo y los primeros minutos serán vitales. Un gol temprano de los locales pondría al rojo vivo la cita y la misión de los blancos es abortar el torrente de emociones inicial para evitarse disgustos. Hacer un gol es el reto que se impone el Real Madrid para no sufrir.

Con el fin de alimentar sus opciones de remontada, el Atlético deberá ofrecer más fútbol que en la ida. La cuestión inicial es saber quién acompañará a Griezmann en la delantera, con mejores opciones para Fernando Torres.

El Real Madrid propondrá el mismo equipo que en la ida, incluyendo a Isco en el mediocampo. La única ausencia será Carvajal, con una lesión muscular, y por el puesto pelean Nacho y Danilo.

Lo que es seguro es que en vanguardia estará Cristiano Ronaldo, autor de un hat-trick en la ida y de ocho de los nueve goles marcados por los blancos en los últimos tres partidos de la Liga de Campeones. Números de superestrella.

Según Zidane, su equipo no especulará con el 3-0 de la ida. "Vamos a intentar afrontar la vuelta como siempre, entrar en el campo y pensar en hacer el máximo. Queremos intentar jugar, luego veremos, nuestra idea no va a cambiar. Vamos a intentar marcar", aseguró. Le avala una demoledora estadística: el Madrid lleva 60 partidos consecutivos haciendo al menos un gol. Y eso es oro en este torneo.

El Calderón vivirá un ambiente espectacular en el que será su último clásico madrileño, pues el Atlético se mudará de campo al final de temporada. Es lo menos que merece una eliminatoria entre dos equipos que sueñan con la grandeza en diferentes formas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios