Fútbol l Selección

Todos quieren jugar frente a Bélgica

  • Marcos Senna, Marchena y Cesc esperan que sus problemas físicos no le impidan estar presentes en el partido del sábado

España inició ayer su concentración con una sola idea en la cabeza: conseguir los seis próximos puntos para dejar prácticamente finiquitada su clasificación para el Mundial de Suráfrica 2010.

El pase está muy encarrilado, pero los jugadores evidenciaron su compromiso con la camiseta, pues nadie se quiere "borrar" a pesar de los problemas físicos.

Vicente del Bosque, el seleccionador español, saludó a los 22 futbolistas que convocó para medirse a Bélgica el sábado y el miércoles siguiente a Estonia. Tiene al bloque que más le gusta, sus jugadores de mayor confianza, el núcleo de hombres con los que viene contando durante el año que lleva al frente del combinado. El objetivo inmediato de España es dejar prácticamente resuelto su pase al Mundial. Es la clara dominadora del Grupo 5, con 18 puntos en seis partidos jugados. Por detrás quedan las selecciones de Bosnia-Herzegovina, con 12 puntos, Turquía, con ocho, y Bélgica, con siete.

Del Bosque ya manifestó el viernes que quiere máxima concentración para solventar el pase cuantro antes. No desea la más mínima relajación. "Bélgica es una selección muy joven, de gran talento. Es muy potente y será el partido vital. Si lo ganamos, tendremos el camino muy abierto", reflexionó.

La mayor preocupación de Del Bosque se centra en conocer el estado de Marcos Senna, Marchena y Cesc, los tres futbolistas que se incorporaron a la convocatoria con molestias físicas. De todos ellos, el que más preocupa es Senna, quien sufre una dolencia muscular. Se esperan nuevas pruebas para determinar si estará a disposición del técnico, aunque todo parece indicar que sí se quedará.

"Me encuentro muy bien, espero que sólo sea una sobrecarga", manifestó Senna a su entrada en la concentración. Marchena tiene molestias en el tobillo derecho y también está pendiente de pruebas médicas, aunque es optimista.

Si algo define a esta generación de futbolistas, es su grado de compromiso con la selección. Al contrario que en otras etapas, ninguno quiere perderse una concentración, visto el potencial deportivo del combinado y el buen ambiente existente en el grupo. Una buena muestra es Cesc, quien no disputó el último partido del Arsenal ante el Manchester United. "La verdad es que intenté entrenarme el viernes para jugar el sábado, pero todavía me encontré con alguna molestia y decidí no forzar para estar a tope para el sábado con la selección", declaró el centocampista. Y agregó que está listo para jugar. "Me encontraba muy bien. Desde antes de la lesión de rodilla no me encontraba tan bien y si puedo ayudar a la selección, pues mucho mejor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios