Automovilismo l Gran Premio de China de Fórmula 1

Casi sentencia sin celebración

  • Hamilton aún debe esperar para proclamarse campeón pese a lograr en Shanghai 'pole', triunfo y vuelta rápida · Alonso sólo pudo aspirar a ser cuarto en una carrera con escasa emoción

El británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes) lo consiguió todo en el Gran Premio de China, victoria, primer puesto en la formación de salida y vuelta rápida, pero no pudo sentenciar el título mundial de pilotos, mientras que Fernando Alonso consiguió lo máximo a lo que podía aspirar ayer, el cuarto puesto.

Después de las últimas carreras, extremadamente emocionantes, el Gran Premio de China fue un desfile insufrible con muy pocos momentos de interés, el duelo entre Fernando Alonso y el finlandés Heikki Kovalainen en la primera vuelta y la incertidumbre de cuándo Raikkonen se dejaría adelantar por Massa.

En la salida, Kovalainen, que partía que partía por detrás de Alonso, se igualó con él cuando llegaron a la frenada de la primera curva y cubrieron más de las dos terceras partes del trazado emparejados, hasta que al final de la recta más larga del circuito le logró superar en la frenada el piloto de Renault.

A partir de ese momento Alonso fue consolidando su cuarto puesto y tan sólo al final de la carrera, cuando fue informado por el equipo de posibles problemas de Kimi Raikkonen, que ya había dejado pasar a Massa, forzó el ritmo por si podía adelantarle, daba su vuelta rápida personal en la última, pero al final se tenía que conformar con el cuarto puesto, máximo a lo que podía aspirar en la carrera de ayer.

En cabeza, Hamilton no lograba mucha ventaja hasta la primera parada para repostar, la máxima fue de cuatro segundo, cedió la cabeza de la carrera a su compañero de equipo Kovalainen por tres vueltas y a partir de ahí ya no volvería a dejarla ni a ser inquietado para cruzar la línea de meta con casi quince segundos de ventaja sobre Felipe Massa.

Los Ferrari, que emplearon distinta táctica con los neumáticos -en los dos primeros relevos Raikkonen usó los duros y Massa los blandos, para terminar el brasileño con duro y el finlandés con blando-, estuvieron siempre a merced de Hamilton y sin la más mínima posibilidad de inquietarle.

Tras la última parada para repostar, Raikkonen, que contaba con unos ocho segundos de ventaja sobre Massa, comenzó a perder terreno, dado que la opciones de victoria eran imposibles salvo imprevistos, que no se produjeron, y a siete vueltas del final le dejaba su puesto al brasileño para que tuviera alguna posibilidad más en la última carrera que se disputará en su ciudad natal de Sao Paulo.

En quinta y sexta posición se clasificaban los BMW del alemán Nick Heidfeld y del polaco Robert Kubica, que perdía así sus pocas opciones al título y el séptimo puesto era para el alemán Timo Glock (Toyota). Glock, que partía desde la duodécima posición, realizó una sola parada para repostar y al final logró un gran resultado logrando dos puntos para Toyota, que había sufrido el revés de perder su otro coche en la primera vuelta, cuando el italiano Jarno Trulli fue tocado por detrás en la primera curva.

Por último, Nelson Piquet volvía a lograr otro buen resultado al sumar otro punto haciendo también una sola parada.

Con siete puntos de ventaja sobre Massa, Hamilton tiene en sus manos todas las cartas para dentro de quince días proclamarse campeón del mundo en Brasil, ya que su rival tendría que quedar primero o segundo y el británico en el primer caso quinto y en el segundo séptimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios