Economía

El BCE eleva los tipos hasta el 1,5% y deja la puerta abierta a nuevas subidas

  • Trichet rebaja el listón para seguir aceptando deuda portuguesa como garantía · Moody's vuelve a la carga contra los cuatro mayores bancos lusos · Bruselas aplaza a 2012 crear una agencia europea de calificación

El Banco Central Europeo (BCE) subió ayer un cuarto de punto los tipos de interés, hasta un 1,5%, el nivel más alto desde marzo de 2009, argumentado que existen riesgos inflacionistas. Y puede que no sea la última a corto plazo. El presidente de la autoridad monetaria europea, Jean-Claude Trichet, consideró que las tasas en la Eurozona siguen estando bajas y dejó la puerta abierta a nuevas subidas este año.

En su comparecencia ante los medios, Trichet dijo que "nuestra política monetaria permanece acomodaticia, por lo que apoya la actividad económica y la creación de empleo". El BCE "observa muy de cerca" los riesgos para la estabilidad de precios, declaró Trichet al repetir las palabras que utilizó tras incrementar el precio del dinero en abril. Trichet aludió también a la situación en Portugal y Grecia y dijo que el BCE aceptará la deuda portuguesa como garantía, a la vez que se opuso a un "impago selectivo" de la deuda de Grecia.

El economista jefe de UniCredit Research, Marco Valli, prevé que el BCE subirá de nuevo los tipos de interés de forma moderada en octubre, hasta el 1,75%. Los expertos de Commerzbank también pronostican un nuevo incremento a comienzos del cuarto trimestre.

Por otra parte, Trichet anunció que aceptará como garantía para prestar liquidez a los bancos comerciales títulos de deuda soberana de Portugal, aunque no cumplan los niveles mínimos de calificación de riesgo exigidos. La decisión se produce dos días después de que la agencia de medición de riesgo Moody's rebajara la calificación de la deuda de Portugal en cuatro escalones, hasta el nivel de "bono basura".

Esta agencia repitió ayer la maniobra con cuatro bancos portugueses. La calificadora bajó cuatro escalones la nota de la deuda, garantizada por el Estado, del Banco Comercial Portugués (BCP) y el Banco Internacional de Funchal (Banif), para situarla en Ba2 con perspectiva negativa, el mismo nivel con el que catalogó hace poco más de 24 horas a la República de Portugal.

Además Moody's redujo tres niveles la nota del mayor banco luso, la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD), y la del Banco Espirito Santo (BES), hasta Ba1, también de activo basura pero un escalón por encima de la nota del país, aunque los mantiene en vigilancia para otro posible recorte.

Desde mediados de octubre de 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers, el BCE exige la calificación de crédito mínima BBB-/Baa3 para de los activos que acepta como garantía en sus operaciones de refinanciación, con excepción de la deuda de Grecia desde el año pasado, de Irlanda desde finales de marzo y ahora de Portugal. Antes del estallido de la crisis la calificación mínima era de A-/A3. Trichet explicó que la decisión del consejo de gobierno del BCE tiene en consideración que el Gobierno de Portugal ha implementado un programa de ajuste económico y financiero negociado con la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Trichet lamentó que el funcionamiento de las agencias de calificación de riesgo tienen un elemento que no es óptimo y aseguró que se trabaja a nivel internacional para mejorar su funcionamiento pero que la situación es compleja.

Uno de los órganos que trabaja en esta reforma es la Comisión Europea, que aclaró ayer que no creará una agencia europea de calificación antes de 2012. La CE se encuentra aún inmersa en un proceso de consultas antes de presentar sus propuestas de regulación de estas agencias "probablemente en octubre o noviembre", según fuentes comunitarias.

Esta decisión significa que no habrá cambios en la normativa que rige las entidades de rating en Europa hasta, como mínimo, junio del año que viene. La CE estudia varias alternativas para incrementar la competencia en el sector, dominado por Moody's, Fitch y Standard & Poor's. Entre estas alternativas está la creación de una agencia europea de calificación, ya sea de carácter público o privado, Mientras que el Parlamento Europeo se mostró el pasado martes favorable a la creación de una agencia pública europea, hay otras instituciones, entre ellas el BCE, que se oponen. Otra alternativa sería ayudar a la creación de una red de agencias más pequeñas paralela a las tres ya existentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios