Economía

El BCE saca la artillería contra la crisis

  • El organismo cumple el guión y baja los tipos al 1%, el nivel más bajo de la historia · Trichet anuncia medidas excepcionales como la compra de bonos y la ampliación de 6 a 12 meses del plazo de los créditos a la banca

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido poner toda la carne en el asador para hacer frente a la crisis. El Consejo de Gobierno de la autoridad monetaria europea anunció ayer una batería de medidas sin precedentes para reactivar la economía. Para conseguirlo, volvió a recortar el precio del dinero en la Eurozona en un 0,25%, hasta situarlo en el 1%, el nivel más bajo de la historia, y sugirió veladamente que esa cifra podría no ser el suelo.

Pero no fue la única decisión. El BCE anunció dos medidas no convencionales con las que se venía especulando desde hace semanas: el incremento del periodo para que los bancos devuelvan el dinero prestado (de los seis a los 12 meses) para favorecer que el crédito fluya, y la compra de bonos denominados en euros -deuda emitida por los bancos de la Eurozona- por importe de 60.000 millones. Y, por si esto fuera poco, el capítulo de medidas excepcionales se completa con la inclusión del Banco Europeo de Inversiones (BEI) entre las entidades que pueden tomar parte en las operaciones de liquidez del BCE.

El presidente del organismo, Jean-Claude Trichet, señaló que el objetivo de estas iniciativas es animar a los bancos a que "mantengan y aumenten" el ritmo de concesión de crédito a los clientes, ayudar a mejorar la liquidez de en importantes segmentos de los mercados de deuda y facilitar las condiciones de financiación para bancos y empresas.

El dinero está cada vez más barato. En concreto, en un histórico nivel del 1%, tras el recorte de 25 puntos básicos aprobado ayer por el BCE en su reunión mensual. Todos los analistas coinciden en pronosticar que el recorte supone el final de una senda que empezó en octubre del año pasado y que ha llevado la tasa desde el 4,25% al 1% actual. A partir de ahora, dicen, el BCE empleará medidas no convencionales para combatir la recesión.

En la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, Trichet aseguró que "el actual nivel de tipos es apropiado", pero no descartó que puedan bajar aún más, ya que reconoció que la economía mundial experimenta una "severa" contracción, que se mantendrá durante este año y sólo se recuperará de manera "gradual" en 2010.

En cuanto a las medidas extraordinarias, decididas de forma unánime por todos los miembros del consejo tras una intensa discusión, el banquero francés anunció que el BCE suministrará liquidez a los bancos a través de operaciones de refinanciación con vencimiento a 12 meses. En concreto, de lo que se trata es de que se prestará dinero a los bancos durante más tiempo, tal y como reclamaba el sector. Hasta ahora, se adjudicaba liquidez a los bancos comerciales de la Eurozona por un periodo máximo de seis meses, por lo que al ampliar el plazo hasta los 12, la entidad facilita los créditos a los bancos a largo plazo.

Asimismo, Trichet avanzó que el Consejo de Gobierno también decidió que el Eurosistema llevase a cabo compras de bonos garantizados denominados en euros y emitidos en la Eurozona. A modo de referencia, apuntó que la cantidad podría rondar los 60.000 millones de euros, aunque los detalles de estas operaciones se comunicarán en la próxima reunión del 4 de junio. El banquero galo señaló que la decisión se tomó al considerar que estos activos -muy utilizados por los bancos alemanes- se habían visto "particularmente tocados" por las turbulencias financieras y no tratando de beneficiar especialmente a un país frente a otro.

Por su parte, el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra decidió mantener los tipos de interés en el Reino Unido en el mínimo histórico del 0,5% por segundo mes consecutivo y anunció que emitirá otros 50.000 millones de libras (56.500 millones de euros) para reactivar el mercado crediticio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios