Economía

Sánchez pide autocrítica a los ‘súper’ ante la caída de los precios agrarios

Manifestación de agricultores ante el Ministerio de Agricultura Manifestación de agricultores ante el Ministerio de Agricultura

Manifestación de agricultores ante el Ministerio de Agricultura / Javier Lizón / Efe

De pronto, tras años gritando en el desierto y arrastrando problemas que no son de hoy, sino de décadas, los agricultores se encuentran con que son el centro de la actualidad política.

Ha tenido que ser la movilización permanente –y el alza del salario mínimo, por qué no decirlo– la que haga que Pedro Sánchez hable de agricultura. Cuando saltó la noticia de los aranceles en EEUU, tardó más de una semana en manifestarse.

Pedro Sánchez entra en el debate

Este miércoles, igual que el ministro de Agricultura, Luis Planas, puso el foco en la gran distribución alimentaria, es decir, Mercadona, Carrefour, Lidl, Dia, etc. El presidente pidió a las grandes superficies de distribución que hagan “examen” y “autocrítica” por la caída de precios en la agricultura y advirtió de la necesidad de introducir mayor transparencia en la cadena.

“Es evidente que las grandes distribuidoras tienen que hacer un examen, una autocrítica y tenemos que introducir muchísima más transparencia para defender al pequeño y mediano agricultor y ganadero”, declaró en Bruselas, a donde viajó para mantener una reunión con el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, sobre los futuros presupuestos de la UE.

Objetivo: frenar las ofertas-reclamo

Mucho más comedido se mostró el ministro de Agricultura, Luis Planas, pero sin dejar de poner el foco en la distribución y también en la industria, concretamente en la venta a pérdidas y las ofertas-reclamo de productos como la leche, el pollo o el aceite de oliva. En una entrevista en Telecinco, abogó por el diálogo con todas las partes. “No se trata de culpabilizar a nadie, sino de hacer una llamada a la responsabilidad de todos en relación a los precios bajos, injustos y volátiles que perciben los agricultores”, señaló. 

El ministro de Agricultura, que este miércoles se reunió con directivos de Carrefour, abogó por mejorar la transparencia de la cadena agroalimentaria, aunque reconoció que no existe una solución “sencilla” para la situación por la que atraviesan agricultores y ganaderos.

Planas se cierra: no a compensar el alza del salario mínimo

Asimismo, insistió en que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) no influye en los datos del paro ni en la crisis por la que atraviesa el medio rural, ya que, según indicó, “provincia por provincia, el paro está vinculado a las cosechas”. “Hay una correlación muy directa”, subrayó Planas, quien insistió en que la subida del SMI es una factor “muy mínimo”, al que se suman otros como la climatología, el precio de los fertilizantes o el coste del agua o la energía.

La gran distribución dice sí al diálogo pero no se siente responsable

La estrategia del Gobierno tras la presión de los agricultores obligó este miércoles a salir a la palestra a la distribución, que niega responsabilidad en los bajos precios en origen, o al menos la mayor parte de ella. La Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), que tiene entre sus asociados a Carrefour, Lidl, Alcampo y Eroski, afirmó que hay “desinformación” sobre los precios de los productos agroalimentarios. “Ante la desinformación que se está produciendo y que afecta negativamente a la percepción de la actividad de las cadenas de distribución, la opinión pública debe de ser consciente de que cada operador que interviene en la cadena aporta un valor al producto”, señaló el presidente de ACES, Aurelio del Pino.

Considera que comparar los precios de origen y destino, olvidando todos lo que sucede entre medias, es “desconocer la realidad” de la economía y del sistema de la cadena de valor, así como obviar el “valor del trabajo” de todos los procesos y profesionales que intervienen a lo largo de la cadena. “El problema de los precios de origen responde a los propios mercados en origen y no a los procesos sucesivos de comercialización”.

Por su parte, Asedas (Dia, Mercadona y Covirán, entre otros) se mostró “abierta al diálogo” pero advirtió que la solución no debe pasar por “encarecer” los precios de la alimentación. El director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, recordó que la distribución “no es el agente más importante” dentro de la cadena. “Los precios que perciben los agricultores están sometidos a una gran volatilidad derivada de innumerables factores. Recurrentemente se utiliza el falso debate de los supuestos márgenes excesivos de la distribución desviando así el foco hacia este sector y sin centrarlo en los problemas de los agricultores”, señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios