innovación

Cómo medir la investigación científica por su impacto social

  • La Universidad de Málaga trabaja en el desarrollo de un software que rastrea apariciones en medios, redes sociales y blogs

Científicos europeos, liderados por la Universidad de Málaga, han diseñado un sistema capaz de medir el valor de la investigación, evaluando su impacto dentro de la comunidad científica y, además, su repercusión en la sociedad.

Esta nueva herramienta es uno de los resultados del proyecto An Observatorium for Science in Society Based in Social Models (Sisob), una propuesta respaldada con 1,5 millones de euros por el VII Programa Marco y en la que participa como socia la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.

Según indica la Consejería en una nota, el proyecto se encuentra en la última fase de desarrollo y se difundirá como software libre.

Los artículos científicos en revistas como Science o Nature son, junto con otros elementos, como las ponencias en congresos o la publicación de libros, uno de los principales indicadores a la hora de evaluar una trayectoria investigadora. La competencia por divulgar resultados en las mejores revistas, la revisión previa por parte expertos o la capacidad de generar referencias en posteriores estudios hacen de este método el preferido en los últimos años para identificar la calidad de un trabajo.

Sin embargo, la Consejería precisa que este sistema "ha sido tachado de costoso y falible" y, como señala la responsable de Sisob, Beatriz Barros, en ocasiones peca de ser "una evaluación al peso, primando la cantidad de artículos sobre la calidad de los trabajos y obviando la repercusión que estos avances divulgados tienen sobre la sociedad".

Bajo esta premisa nace Sisob, una iniciativa que propone "explorar nuevos modelos de evaluación de la ciencia, midiendo el impacto social de la investigación a través del rastreo y análisis de cómo el conocimiento permea en la sociedad".

Para ello, suma a las publicaciones especializadas las apariciones en otras fuentes alternativas, tales como medios de comunicación, redes sociales, blogs, páginas personales y cualquier otro recurso, incluidos convenios y contratos, que permitan medir el efecto de la ciencia en la sociedad. Un enfoque "innovador", con el que estos investigadores quieren "dotar de nuevos recursos a los actores implicados en la toma de decisiones en materia de políticas científicas".

En concreto, una de las líneas de trabajo desarrollada por estos expertos, pertenecientes a seis instituciones europeas y una argentina, se ha centrado en el desarrollo de una aplicación informática, siguiendo la premisa del software libre, capaz de rastrear internet de forma automática, extrayendo y procesando la información siguiendo modelos de tratamiento masivo de datos basados en el método de análisis de redes sociales (SNA, por sus siglas del inglés), minería de datos combinados con técnicas de econometría.

De esta forma, el resultado recrea "un universo en torno a los investigadores, sus instituciones y las fuentes de financiación, todo ello organizado en el formato de Currículum Vitae Normalizado (CVN) y construido en base a cómo el conocimiento se ha intercambiado con otros grupos de interés como científicos, periodistas, actores políticos, emprendedores o ciudadanos en general".

El siguiente paso de Sisob en ese sentido será la publicación de la aplicación, flexible y configurable según las necesidades de cada usuario, que estará disponible para su uso de forma totalmente libre y gratuita.

"Ya hemos recibido varias solicitudes de personas interesadas en aplicar esta herramienta para medir el impacto social de la investigación", subraya Beatriz Barros. Un uso práctico de la herramienta que, según adelanta la coordinadora, ya se está realizando en el seno del propio proyecto para conocer la repercusión social de políticas científicas públicas, como es el caso del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi), o el trabajo científico en sectores concretos como el medioambiental, la nanotecnología o biotecnología.

An Observatorium for Science in Society Based in Social Models es una iniciativa liderada por la Universidad de Málaga y coordinada por Beatriz Barros, investigadora del departamento de Lenguajes y Ciencias de la Computación.

Este proyecto, financiado por el subprograma Science in Society del VII Programa Marco de la Unión Europea, reúne desde 2010 y hasta diciembre de 2013 a un nutrido grupo de expertos en informática, cienciometría y gestión de políticas científicas.

Además de la UMA, participan en Sisob otras seis instituciones, como la Universidad de Duisburg-Essen (Alemania), la Academia de las Ciencias de Hungría, la Fundación Roselli (Italia), el grupo FrontiersIn (Suiza), la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología Iberoamericana e Interamericana (Rycit) y la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios