fernando fabiani. Médico y actor

"No sé si el humor cura, pero sí alivia el sufrimiento"

El médico y actor, Fernando Fabiani. /BELÉN VARGAS El médico y actor, Fernando Fabiani. /BELÉN VARGAS

El médico y actor, Fernando Fabiani. /BELÉN VARGAS / belén vargas

-Es usted médico y actor. ¡Vaya mezcla!

-Es esencial. No son pocos los médicos que compatibilizan la Medicina con algún arte. Y además creo que es deseable. Los pacientes no buscan en nosotros sólo científicos, buscan a personas y el arte nos desarrolla como personas.

-¿Un buen médico tiene que ser humano?

-Se suele decir que no sólo hay que ser un buen médico, sino también un médico bueno. La humanidad es fundamental. Si tuviese que elegir entre el mejor científico del mundo pero nada humano y otro menos bueno pero más humano, no tendría ninguna duda.

-¿El humor cura?

-No sé si cura, pero sí alivia el sufrimiento. Al final lo que llevamos mal es el sufrimiento. El curar está sobrevalorado. La mayoría de las enfermedades no se curan, convivimos con ellas. La artrosis no se cura ni la hipertensión ni la diabetes... Convivimos con ellas y si el humor nos ayuda a llevarlas con una sonrisa, pues mucho mejor.

-¿Exageramos?

-Sí, claro, somos exageradísimos, porque las cosas que nos duelen y nos molestan no nos gustan nada. Y por las noches, todavía menos.

"No hay peor condena de un juez que estar en la sala de Urgencias de un hospital de nuestra ciudad"

-Menos mal que no tengo que beber dos litros de agua. Mito desmontado.

-Convertimos en una obsesión cosas naturales. Hay que beber cuando se tiene sed. Hay casos extremos, como los niños muy pequeños o la gente muy mayor, en el que hay veces que el sistema de sed falla. Me escandaliza ver a la gente cargando con botellas de agua encima y que se quieren beber dos litros al día tengan sed o no. Eso no tiene sentido ninguno. Es una angustia.

-Rollos en las Urgencias tipo Anatomía de Grey... ¿Nada de nada?

-Si los hay, que me digan dónde, porque yo me los he perdido (risas).

-¿Cuántas veces le han dicho eso tan agradable de "a usted le pago yo"?

-Afortunadamente, no muchas. Lo que pasa es que en ocasiones, aunque no se verbalice, entiendes que en el fondo está detrás de los argumentos que te da el paciente. A veces queremos amortizar lo que hemos pagado. Y no hay cosa más peligrosa que querer amortizar un seguro de salud privado o el dinero que pagamos a la sanidad pública. Lo mejor que podemos hacer es no amortizarlo nunca, será señal de que estamos bien.

-¿Están las Urgencias del SAS para risas?

-Los temas más serios se pueden tratar con risas. No hay peor condena de un juez que estar en la sala de Urgencias de un hospital de nuestra ciudad.

-Nadie está por gusto siete horas en un hospital.

-Hacer humor nos ayuda a entender que tenemos un problema real. Con el libro intento que hagamos una autocrítica global. Evidentemente, hay que reclamar más recursos porque hacen falta. Pero también los ciudadanos tenemos que hacer un uso racional de las Urgencias. Si las dos cosas no van de la mano, esto sólo puede ir a peor.

-¿Se hubiera manifestado al lado Spiriman?

-Con muchas de sus reclamaciones, sí. Todas no. Hay muchas inversiones que reclamar a nuestro sistema de salud. Pero hay otras reivindicaciones que se quedan en lo superficial y hay mucho más de fondo y no se pueden arreglar con un titular.

-¿Han errado los médicos al recetar tanto antibiótico para todo?

-Sin duda. Lo hemos hecho mal. Pero tenemos que entender que es una de las cosas más difíciles de no hacer ante la presión del ciudadano. El paciente entiende que el antibiótico le va a solucionar todos sus problemas y es difícil convencerle de que no es necesario. Muchas veces ponemos antibióticos de más. Y a pesar de eso, hay gente que entiende que su médico no lo está tratando bien porque no los receta.

-¿Qué le parece la iniciativa del periodista Valentín García #yomecuro? ¿Está en sintonía con la filosofía de su libro?

-Sería trivial pensar que por la actitud personal vaya uno a curarse. Hay que tener cuidado con esto porque hay mucha palabrería y no se puede pensar que sólo con optimismo uno sobrevive a las enfermedades.

-Lo que sí se lleva mejor es el proceso.

-Claro. Lo que es esencial es entender que si me lo tomo así, el proceso lo voy a llevar mejor y seguro que algo positivo influye. No tengo ninguna duda. Pero no podemos caer en pensar que el que no supere una enfermedad como el cáncer no lo hizo bien o no se lo tomó bien.

-Sin duda.

-Hay que ser muy respetuosos, porque no todos los pacientes afrontan igual sus enfermedades. A veces las metáforas como luchar contra el cáncer o ganar la batalla llevan a pensar que uno no hubiera luchado lo suficiente. Y no se trata de eso. Se trata de que el otro enemigo tiene todas las armas. El optimismo seguro que tiene algún efecto positivo, pero no podemos culpabilizar al que no se lo tome así.

-Una última consulta. ¿España tiene cura?

-No. España es una enfermedad crónica y tenemos que sobrevivirla con humor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios