Pascual González | Cantautor, fundador de Cantores de Híspalis "Yo he estado literalmente en el infierno y he vuelto"

"Yo he estado literalmente en el infierno y he vuelto" "Yo he estado literalmente en el infierno y he vuelto"

"Yo he estado literalmente en el infierno y he vuelto" / víctor rodríguez

Fundó Cantores de Híspalis y es compositor de casi un millar de obras de distintos géneros musicales. Pascual González (Sevilla, 1950) recibió en Düsseldorf el premio a la mejor Producción Europea de 1988. Escribió temas para Paloma San Basilio, Massiel, Dúo Dinámico, Romero Sanjuán. El 28-F empezó en Paterna del Campo (Huelva) con Cantores en una gira que le lleva en 24 conciertos hasta Barcelona el 13 de abril, víspera del Domingo de Ramos. Con el disco Tierra, homenajean a Magallanes y Elcano en el quinto centenario de la circunnavegación a la tierra (1519-1522).

-¿En el mundo de las sevillanas va a ser dura una primavera sin Rafa Serna?

-Coincidimos muchas veces. Hubo un tiempo en el que yo vivía en la casa de la Sopa de los Jesuitas, muy cerca de su casa de la Cuesta del Rosario. Les pedí permiso a él y a Paco Lola cuando versionamos en sevillanas su tema Se te nota en la mirada.

"Me he pateado la Patagonia entera, viajé a Senegal y dormí a diez metros de donde nació Magallanes"

-También les unía que le hicieron sendos himnos al Betis...

-Le llevaba quince años a Rafa Serna. Yo soy de los que vi jugar a Del Sol y él empezaría con Gordillo. Yo soy del Betis de doce gradas. Nos daban un real por cada balón que cogíamos.

-En el Cielo con la gira, en la Tierra con el disco.

-Cristo Pasión y Esperanza es la historia de mi resurrección, porque yo he estado literalmente en el infierno y he vuelto.

-¿El espectáculo también resucitó?

-Nos ha sorprendido a nosotros. Hicimos un concierto de Navidad a beneficio de los niños y nos ha salido una gira de 24 conciertos en 43 días a lleno completo. Empezamos el pasado 28-F en Paterna del Campo y acabamos el Sábado de Pasión en Barcelona.

-¿Por toda Andalucía?

-Tocamos todas las provincias menos Almería. El otro día hablaron de allí con el representante. El Ayuntamiento de Granada convocó una rueda de prensa y la concejal animó a la gente a ir al concierto. Fuimos por cortesía y porque Granada es una ciudad universal. Pero no hacía falta animar a nadie. Hemos agotado el papel los dos días en el palacio que Morente llamaba de la Mala Follá porque no lo llenaba nadie. Cantamos en la plaza de toros de Linares donde murió Manolete.

-Le coge de gira el pregón de Charo Padilla, primero de una mujer en Sevilla.

-Yo nunca fui al pregón. Lo oía por la radio Marconi de mi abuela.

-Junto a Rafael Montesinos y Juan Sierra, está en el podio de los pregoneros inéditos...

-A Montesinos, un poeta excelente, lo propuso alguien que no sabía que llevaba varios años muerto.

-Juan Sierra era padre del futbolista Quino...

-Me acabo de enterar de que mi amigo Quino, el futbolista de Betis, Valencia y Cádiz, era hijo de ese portento de la lírica. No me llamaron cuando me deberían haber llamado. Yo nunca cerré las puertas, pero creo que el senado romano o románico que los elige tenía de mí la imagen del hombre de los ripios y los versitos, de la ripiada versística. He tenido la suerte de pregonar mis vivencias cofrades por todos los rincones de Andalucía.

-Del cielo al disco Tierra.

-He rapeado. Me he pateado la Patagonia entera, estuve en Senegal y en Sabrosa, cerca de Oporto, he dormido a diez metros de donde nació Magallanes.

-Stefan Zweig dice que se juntó el genio de un hombre con el de un tiempo...

-Fue primero a Portugal a ver a Enrique el Navegante. Sevilla estaba poblada de esclavos. El objetivo no era la circunnavegación, sino traerse los barcos llenos de especias, que valían más que el oro y la plata.

-Acaban como una procesión de impedidos, estampa casi de Semana Santa rezando los que volvieron a la Virgen de la Antigua...

-Nosotros nos vestimos como los supervivientes, tal como los describe Pigafetta, el cronista. Con trajes de Peris y de la chica que hace los de Isla Mágica.

-¿Pasión o Esperanza?

-Las dos cosas. Ese disco lo empecé a escribir en el Hospital Macarena. Los médicos me dijeron que habían hecho todo lo que podían, eso me sonaba a guillotina. Por señas, le dije a mi hija que me pasara los cables de la mano derecha, que estaba llena de pinchazos, a la mano izquierda, y empecé a escribir. Y le prometí también que de allí iba a salir caminando.

-¿La familia le salvó?

-Literalmente. Después de quince operaciones, el doctor Serafín Sánchez Gómez me dijo: Pascual, te tengo que quitar la garganta. Eso era una ofensa mosquetera para un cantor de Híspalis. La garganta no me la quita ni Dios. Pero un día mi nieto Miguelito me dice: abuelo, me tienes que llevar al Betis y a mi amigo del cole, y comprarme una bufanda. Le dije a mi hija que llamara al médico para operarme. No me lo pensé.

-¿Y se hizo el milagro?

-Es una de las primeras palabras del disco. Cuando presenté el cupón de los cuarenta años de los Morancos, Jorge Cadaval, que es un cómico extraordinario, dijo que yo me diferenciaba de los demás terrestres. Nosotros seguimos siendo analógicos, pero tú eres digital, porque todo lo hablo con el dedito.

-¿Van fuera de Andalucía?

-A Alcorcón, Madrid, Barcelona y Valladolid.

-Donde Magallanes fue a pedir el aval de Carlos V...

-Es donde más tarde compran las entradas. Nos han dicho que no nos preocupemos.

-¿Cómo es el 28-F de los Cantores de Híspalis?

-Cuando estudié Magisterio, me daba clase de Dibujo el pintor Amalio García del Moral. Él decía que los andaluces somos una misma raza, una misma casta, una misma cultura. Andaluces de los mares, de los montes, de los ríos, de los páramos. Un día en clase me vio tonteando con una chica y me dijo: Pascual, vas a tener que dibujar mejor que Murillo para que yo te apruebe. Él se consideraba a sí mismo el novio de la Giralda. Un día le dije: don Amalio, creo que le he puesto los cuernos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios