Crónica personal de Pilar Cernuda

Pilar Cernuda

Ahora sí

La legislatura fallida desemboca en una propuesta de pacto, impulsada en la sombra por socialistas insatisfechos con Sánchez. que investiría a Rajoy con el apoyo de C's y la abstención del PSOE para dar estabilidad a España.

No pudo ser en la anterior legislatura, una legislatura fallida de solo cuatro meses de duración.

Pero si se hace caso a lo que dicen en privado algunas personalidades socialistas que no ocultan la enorme decepción que les ha producido la actuación de Pedro Sánchez, ahora sí podría alcanzarse el pacto de gobierno que deseaban esas personalidades, muchas más de las que podría pensar el propio Sánchez.

Se trata de un posible pacto -ya descrito en otras ocasiones- que podría traer a España la deseada estabilidad, y además disminuiría la influencia del partido al que temen quienes apuestan por la sensatez, la coherencia y la experiencia: Podemos. El pacto consistiría en promover la investidura de Mariano Rajoy, del que nadie duda que volverá a ganar las elecciones, con el apoyo explícito de Ciudadanos -Rivera posiblemente cambiaría su postura actual como ha hecho en otras circunstancias, por ejemplo cuando aseguraba que Ciudadanos solo apoyaría el gobierno del partido ganador- y la abstención del PSOE, con un acuerdo de legislatura, que no de Gobierno de coalición, en el que se pondría nombre y fecha a las reformas que tendría que abordar ese Gobierno.

Incluiría la reforma constitucional en unos términos concretados previamente, más la reforma de algunas de las leyes aprobadas durante el primer gobierno de Rajoy. Sería una legislatura corta porque la reforma constitucional obliga a ello, con el líder socialista como líder de la oposición. Oposición dura, incluso más que la que pueda ejercer un Podemos con nula experiencia de gobierno; pero con respaldo a las cuestiones "de Estado" que desde luego nunca tendrían el visto bueno de Podemos por sus condicionamientos ideológicos… y financieros. La sombra del chavismo es larga e impregna las decisiones podemitas, como se ha visto en los últimos meses.

¿Quién sería ese líder socialista de la oposición? Imposible saberlo, porque tal como pintan las cosas es dudoso que Sánchez esté dentro de unos meses donde hoy está, en la secretaría general del partido. El congreso convocado para después de los comicios del 26 de junio probablemente elegirá un nuevo secretario general para llevar el rumbo de una nave sanchista que hoy hace agua por todas partes.

Esta idea la cuentan con toda naturalidad quienes la contaban antes pero advertían que con Sánchez era de imposible cumplimiento. No quiere ver a Rajoy ni en pintura, y cuanto más se acrecienta la certeza de que Rajoy puede incrementar en algo su número de escaños, más se acrecienta la animadversión de Sánchez hacia el presidente del PP. Este posible acuerdo permitiría al PSOE rehacerse desde la oposición y arrinconar a un Podemos que, con el previsible pacto que negocia con Izquierda Unida, se puede convertir fácilmente en segunda fuerza parlamentaria. Que es lo que más temen los socialistas: eso pondría en riesgo el futuro del PSOE, y -es lo más grave- pondría en riesgo el futuro de España.

Así están las cosas cuando se acaban de convocar unas nuevas elecciones…

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios