España

PSOE y C's se arriman para desalojar a Rajoy de La Moncloa

  • Los socialistas ofrecen elecciones "en meses" después de la moción y la formación naranja quiere pactar un "candidato instrumental"

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, comparece ayer ante los medios en Madrid. La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, comparece ayer ante los medios en Madrid.

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, comparece ayer ante los medios en Madrid. / javier lizón

Mariano Rajoy presumía una semana tranquila después de que el miércoles sellase, a falta de cerrarlo definitivamente en el Senado, el acuerdo con el PNV para los Presupuestos Generales del Estado de 2018, un paso que prácticamente garantizaba que el presidente del Gobierno agotara la legislatura en 2020 al poder prorrogarlos en 2019. En cambio, el jueves saltaron las alarmas con la sentencia del caso Gürtel y el hervidero político entró en ebullición el viernes con el PSOE registrando una moción de censura en el Congreso para desalojarlo de La Moncloa, aunque la iniciativa es poco factible salvo que Ciudadanos (C's) entre por el aro, algo poco probable, por no decir imposible, pero socialistas y naranjas buscan fórmulas para arrebatar el Gobierno a Rajoy.

PSOE y C's siguen sin ponerse de acuerdo, en efecto, pero acercan posturas y se arriman en pos de producir un cambio político. El primero aspira a colocar a Pedro Sánchez en La Moncloa y el segundo desea que los socialistas retiren la iniciativa, que apoye unas elecciones anticipadas y a ver qué pasa.

Ábalos tranquiliza a C's al advertir que no habrá "ningún pacto con los independentistas"

Poco a poco dan muestras de proximidad, si bien ninguno termina por ceder. El PSOE se comprometió ayer a convocar elecciones en "unos meses" si gana la moción de censura planteada contra Rajoy y reclamó a todos los diputados su apoyo porque "este país no aguanta un día más la corrupción del PP". Ése es el compromiso lanzado por la secretaria de Igualdad socialista, Carmen Calvo, sobre la moción planteada por Sánchez y que actualmente cuenta con el apoyo de Podemos, Compromís, ERC y Nueva Canarias.

En ese mismo sentido se expresó el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos: "Convocar elecciones es un proceso razonable que no va a ser un obstáculo para llegar a un acuerdo con C's", señaló en los micrófonos de la Cope. "C's quiere que se convoquen elecciones y no va a haber problema, y quiere que no se haga ningún pacto con independentistas, que no lo va a haber", aseguró Ábalos, quien subrayó que la moción "no se trata de una maniobra para alcanzar el poder", sino de responder a un Gobierno que "no quiere asumir ningún tipo de responsabilidades" frente a una sentencia "demoledora".

De momento, la formación naranja ofreció ayer a los socialistas pactar otra moción "con un candidato instrumental" que no sería ni el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, "ni el señor Sánchez", para que "dé voz a España". Su secretario general, José Manuel Villegas, explicó la intención de su partido de sentarse "desde ya" con el PSOE si el presidente del Gobierno "se enroca en alargar su agonía y arrastrar a los españoles" con él. No obstante, para eso Sánchez tendría que retirar su "precipitada" moción, "irresponsable y perjudicial para España" para formar "un Gobierno Frankenstein en manos de quienes quieren romper España", según dijo en alusión a un posible apoyo de los partidos independentistas catalanes.

Asimismo, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, abundó en su respaldo a la moción porque, a su juicio, permitir que el PP gobierne y gestione las finanzas públicas es "absolutamente peligroso y temerario". "No nos merecemos que las pensiones públicas de España sean manejadas, gestionadas y controladas por quienes ha quedado acreditado que se financian irregularmente", criticó en Santander.

En el PP afilaron ayer el discurso para atacar con todo a Pedro Sánchez. Su coordinador general, Fernando Martínez Maíllo, afirmó ayer en Zamora que si el líder del PSOE no retira la moción "pasará a la historia de España como el Judas de la política". Maíllo acusó a Sánchez de querer acceder al Gobierno "con Podemos, los del casoplón; con Esquerra, el PDeCAT y Bildu", por lo que lamentó que los apoyos socialistas puedan basarse en "los independentistas, los que pretenden romper España y los herederos del terrorismo". "Si triunfa esta moción vamos a tener a España como rehén de los independentistas", zanjó.

Igualmente, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, achacó la moción a intereses "partidistas" y "personales" del secretario general del PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios