España

Rivera reitera a Rajoy que si no baja el IRPF no apoyará su techo de gasto

  • Un diputado de C's en Cantabria y dos concejales en el Ayuntamiento de Santander dejan el partido aunque mantienen sus actas

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aseguró ayer que va "en serio" con su exigencia al Gobierno para que baje los impuestos "si quiere" aprobar el techo de gasto.

Rivera hizo esta advertencia en el Consejo General de Ciudadanos (C's), ante el que desgranó los logros que ha conseguido su partido en esta legislatura en la que, dijo, han "marcado la agenda política" y "conseguido más cambios en siete meses que el PP con mayoría absoluta en cuatro años".

Vamos en serio, si el Gobierno quiere aprobar el techo de gasto deberá bajar los impuestos"

El líder de C's hizo hincapié en que si el crecimiento económico de España es del 3% del PIB y mejora la recaudación fiscal "no hay un solo motivo para que el Gobierno se guarde en un cajón una bajada de impuestos para los que menos tienen y las clases trabajadoras".

"Vamos en serio, nos tomamos muy en serio a nuestros votantes", insistió Rivera, quien puso en valor sus 32 diputados para apoyar el techo de gasto que aprobará el lunes el Consejo de Ministros porque "es una batalla de justicia devolverle a la clase media lo que es suyo".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reclamó desde Varsovia "responsabilidad" a Ciudadanos porque no se puede hacer una rebaja fiscal "cada poco tiempo".

En un ámbito más doméstico, un diputado de Ciudadanos en el Parlamento de Cantabria y dos concejales del Ayuntamiento de Santander anunciaron ayer que abandonan el partido en una rueda de prensa en un hotel de la capital en la que, tras una discusión con otro afiliado, éste llamó a la Policía.

El diputado regional Juan Ramón Carrancio y los concejales de Santander David González y Cora Vielva dejan el partido pero no dejarán sus respectivos cargos públicos.

Entre los asistentes a la rueda de prensa, celebrada en el Hotel Palacio del Mar de Santander, estaba Pedro Vicente González, a quien los comparecientes acabaron expulsando de la sala tras acusarle de filtrar a los medios de comunicación lo que "le ha dado la gana" sobre ellos.

Los cargos públicos de Ciudadanos que se marchan lo hacen, según explicaron, por "vergüenza torera" porque, a su juicio, el partido ha "traicionado" los "principios" por los que se creó, y por no estar de acuerdo con que el diputado nacional Félix Álvarez, nombrado recientemente portavoz de Cs Cantabria, sea el nuevo líder de la formación en la comunidad designado "a dedo" por Rivera y que no haya sido elegido en primarias.

"La afiliación en Cantabria no quiere a Félix Álvarez", afirmó Carrancio, quien cree que su "imagen exterior no es la adecuada" para representar al partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios