España

Zapatero aplaza el debate de la crisis

  • El PSOE logra frenar la comparecencia urgente del presidente en el Congreso que reclamaba el PP, que se demora hasta el 10 de febrero · Sáenz de Santamaría acusa al Gobierno de actuar como un "adolescente"

Comentarios 4

Ramón Jáuregui, secretario del Grupo Socialista y persona de poca confianza de Zapatero por eso de que la inteligencia cada vez puntúa menos, obró ayer en la Diputación Permanente el milagro de aplazar hasta febrero la comparecencia del presidente del Gobierno para explicar las medidas para combatir el problema de los tres millones de parados.

Jáuregui convenció a ERC y a IU-ICV para que retiraran la petición de convocatoria urgente de Zapatero y a PNV, CiU y BNG para que se posicionaran en contra o se abstuvieran ante las propuestas presentadas por el PP y el Grupo Mixto (léase los canarios de CC) en el mismo sentido. A cambio, el número dos del Grupo Socialista, que sustituyó al portavoz, José Antonio Alonso, convaleciente de una operación vascular, ofreció la presencia trimestral Zapatero en la Cámara baja, y posteriormente puso sobre la mesa la fecha del 10 de febrero, ya en periodo ordinario de sesiones.

Finalmente, se votó la propuesta popular, que arrojó 30 votos en contra (PSOE, CiU, ERC, IU-ICV y BNG), 20 a favor (PP y CC) y dos abstenciones (PNV), con lo que Jáuregui pasó con nota el examen de portavoz en la vertiente que más dudas suscitaba entre los zapateristas, que le negaron el pan y la sal y lo condenaron a un papel subalterno en el Grupo Socialista por entender que era un pésimo negociador.

Ni que decir tiene que Jáuregui, en el debate puro y duro en este controvertido punto de la Diputación Permanente, cumplió como, lo que es, uno de los mejores parlamentarios de todas las todas bancadas, y argumentó con convicción e inteligencia el aplazamiento de la comparecencia de Zapatero. Para ello, defendió que el 10 de febrero el presidente del Gobierno aportará información que ningún mandatario europeo habrá dado hasta ahora, y criticó el "oportunismo político del PP", a quien acusó de no "arrimar el hombro" cuando España está sumida en una "crisis económica brutal".

Y eso que Soraya Sáenz de Santamaría (PP) no se arrugó, e insistió en que la comparecencia urgente de Zapatero "no es sólo oportuna y conveniente, sino imprescindible para quienes se toman el desempleo en serio". A su juicio, el Ejecutivo socialista está pecando de "inmadurez" (le llamó "adolescente" con ánimo de descrédito) ante la crisis.

Finalmente, a la portavoz del Grupo Popular le salió el tiro por la culata, cuando antes de que Bono abriera la Diputación Permanente tenía a toda la oposición con ella y tres millones de parados como un argumento sólido para pedir la comparecencia urgente de Zapatero en enero. Hoy, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, comparecerá a petición propia para allanar el terreno al presidente.

En el otro asunto con miga incluido en el orden del día, la petición de comparecencia de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, también se solventó a favor de los intereses del PSOE, que enviará por delante a la presidente de Aena, Encarnación Vivanco, el día 20 para que explique las permanentes cancelaciones de vuelos, y la malagueña se centrará siete días más tarde en el colapso creado el 9 de enero en el aeropuerto madrileño por la nevada. Y que, si no se arrepiente, llevará posteriormente al presidente de Iberia, Fernando Conte, para que se defienda de la responsabilidad de su compañía en el Barajal.

Aparte de Zapatero, Álvarez y Corbacho, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pisará el Congreso para explicar sus gestiones en Oriente Próximo el 21 de enero, el mismo día en que está fijada la celebración de un pleno extraordinario para la aprobación del envío de tropas a Somalia. No acudirá, sin embargo, el titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, requerido por el PP para que explicara el incremento en 2008 de mujeres asesinadas a causa de la violencia de género.

Y tampoco comparecerá Solbes para detallar la reforma de la financiación autonómica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios