España

Mas no dará "ningún paso atrás" y el PP le anuncia "graves consecuencias"

  • El Gobierno catalán abre la puerta a llevar a los tribunales internacionales el veto al nuevo modelo de consulta soberanista

La Generalitat asegura que no dará "ningún paso atrás" en el 9-N y dejó la puerta abierta a llevar a la justicia internacional el veto por parte del Gobierno, mientras que el PP anuncia a Artur Mas "graves consecuencias" si no suspende la consulta soberanista.

A una semana y un día del 9-N, el conseller de la Presidencia, Francesc Homs, garantizó ayer que el Ejecutivo catalán no dará "ningún paso atrás" en la celebración del proceso participativo porque ya no se puede parar, pese a la estrategia del Gobierno central de intentar "introducir confusión para tratar de atemorizar a la gente".

Homs afirmó, en una entrevista a Catalunya Ràdio, que no descarta recurrir ante los tribunales internacionales la impugnación del Gobierno al nuevo modelo de consulta soberanista del 9-N, una vez se haya agotado la vía en los tribunales españoles.

"Lo que no se puede hacer es como hacen ellos (el Gobierno), continuamente apelar a la Ley y después utilizarla puramente a conveniencia. Esto se tiene que desenmascarar porque entre otras cosas éste (recurso que prepara la Generalitat a la impugnación) es un paso previo si después quieres ir a los tribunales del ámbito internacional", agregó Homs.

Por su parte, el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha advertido, en una entrevista que publicó ayer El País, de que si el Estado español no se aviene a negociar "de tú a tú" con una eventual Cataluña independiente, haría inviable que la economía catalana se hiciera cargo de su parte de la deuda, por lo que España entraría en una situación de default (suspensión de pagos).

"Negociar de tú a tú con el Estado sólo se puede hacer con la independencia. Y son vitales los argumentos que ponemos sobre la mesa. Una de las claves es la deuda pública española. La sociedad catalana asumirá una parte siempre que España se avenga a negociar los activos. Si el Estado español no negocia hará inviable que la economía catalana pueda hacerse cargo de esta deuda, y España entrará en situación de default", alerta el líder republicano.

Por contra, la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha avisado a Artur Mas de que se enfrenta a "graves consecuencias" políticas y legales, tanto para él como para su partido, si no suspende la consulta y la Generalitat sigue adelante con los preparativos. "Como catalana -señaló en una entrevista con Efe-, espero que Mas cumpla por segunda vez y acate las leyes que le han hecho president y nos han dado la democracia a todos los catalanes. Si no lo hace, tendrá graves consecuencias para él, su partido y también para la sociedad catalana, a la que no puede poner en peligro", señaló la dirigente del PPC.

Desde el PSOE, su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, reclama a Mariano Rajoy y a Artur Mas que renuncien a las "posiciones numantinas" que han mantenido hasta ahora y acepten dialogar una vez que pase el 9-N. En declaraciones a Efe, Hernando subraya que el diálogo y la reforma constitucional que postula el PSOE son las únicas vías para resolver la crisis política catalana después de que se haya llegado sin entendimiento a la fecha de la consulta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios