DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La crítica · Sala Paúl

Metales preciosos

  • Javier Patino presenta su último trabajo 'Oro Negro', el que se comprueba la evolución del guitarrista jerezano.

A este guitarrista lo hemos conocido en multitud de facetas. Desde el acompañamiento a grandes figuras del cante, a ser responsable de la música a un espectáculo de baile. Hecho éste que le aporta una visión global de su instrumento, pues lo trata de una manera en la que se desprende amor y respeto, dedicación y trabajo.

Es su segunda criatura, apenas lleva unos meses en el mercado y tanto la crítica especializada como el público han llegado a un punto en común, en pocas palabras, en un gran producto. El anterior disco, 'Media Vida', publicado en 2009, ya le supuso un gran empuje como solista, pero este 'Oro Negro' tiene otro semblante, se ha creado desde una perspectiva distinta.

La experiencia de Javier Patino se traduce en madurez, por lo que sabe cómo actuar para llegar al público en general, sin necesidad de que esté familiarizado con el mundo de la guitarra. Su música se comercializa para que predomine la divulgación y el flamenco siga su curso de expansión.

Pero no deja a un lado su alma. Decía Javier en entrevistas previas que "este disco se ha creado para que el público disfrute", y es lo que hay que hacer, dejarse llevar por sus seis cuerdas para que su magia penetre hasta llegar al corazón.

Y con su metal precioso llegó a la Sala Paúl llenando el espacio de encanto, porque la tarde se presentaba atractiva. No sólo por esta puesta de largo en la que tuvimos la oportunidad de comprobar la evolución del jerezano, sino también por evidenciar sus inquietudes, propias de una mente abierta y actualizada.

Nacido en el barrio de San Miguel, dicho sea de paso, Patino destacó por su técnica avanzada y por la serenidad que sólo los buenos músicos pueden mostrar. No es para menos teniendo en cuenta que posee el título del Conservatorio Superior de Córdoba en la especialidad de guitarra flamenca.

Entrando en materia, circunscribió su actuación en desarrollar los cortes del disco, empezando por el título que le da el nombre. Prosiguió con dedicación incluida a Gerardo Núñez, uno de sus principales referentes que no quiso perderse la gala, se le vio disfrutar desde la segunda fila. Como tampoco quisieron faltar Manuel Valencia y Javier Ibáñez, dos compañeros que jalearon al protagonista en algunas ocasiones desde la butaca.

La percusión corrió a cargo de Cepillo y Raúl Botella, quienes pudieron demostrar su destreza en un número en solitario así como cuando acompañaban a Patino. Siguió paseando por ese camino dorado con una granaína dedicada a su padre bajo el título 'Amontillao'. Y de repente salió uno de los invitados, Jesús Méndez, quien va de éxito en éxito. Entonces sonaron las bulerías 'La Virgen de la Peña', y el público se animó. Incluyó saxo y chelo en la posterior farruca, así como la armónica en las guajiras. Bastante aplaudidas. Por malagueñas pasó lo mismo, el asistente entregado.

Y de nuevo una colaboración de peso, Tomasa 'La Macanita'. La de Santiago intervino en el tema 'Alfarero', con un dominio absoluto de la tonalidad, fue desde los tonos más bajos hasta terminar de romper esa voz gitana que se convierte en tesoro cuando se alza. Tomasa se creció, puso el broche de oro, junto a Jesús, por alegrías. Pero aún daba tiempo para una última pincelada por bulerías que el propio Javier, con todo el arte, se marcó.

Guitarra

'Oro negro'             

Guitarra: Javier Patino. Percusión: Cepillo y Raúl Botella. Saxo: Diego Villegas. Chelo: Jesús López. Artistas invitados: Jesús Méndez y La Macanita. Día: 02 de marzo. Lugar: Sala Paúl. Aforo: Lleno. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios