VI Tío Pepe Festival Álvaro Soler llena de energía el Patio de la Tonelería

  • El cantante catalán puso en pie a un auditorio entregado en su primer concierto en el Sur de España

Álvaro Soler en Tio Pepe Festival Álvaro Soler en  Tio Pepe Festival

Álvaro Soler en Tio Pepe Festival / Miguel Ángel González (Jerez)

Antes de comenzar el espectáculo ya se podían escuchar algunos “te queremos” y es que el cantante hispano-alemán Álvaro Soler se ha ganado a su público. Así lo demostró durante la noche de ayer en su cita con Jerez en la VI edición del Tío Pepe Festival. Un encuentro que el artista ya venía esperando porque según afirmaba era el primer concierto que hacía en el Sur de España y donde lamentaba no haber podido acudir en más ocasiones.

Con ‘No te vayas’ Soler rompía el hielo, toda una declaración de intenciones de lo que sería el concierto al completo: “un intercambio de energías”. ‘Puebla’ y su último single ‘La Libertad’ fueron las siguientes canciones en las que ya un abarrotado Patio de la Tonelería se puso en pie y con los que se desencadenaron los primeros bailes de la noche. Con el cuarto tema el cantante catalán quiso hablar de ‘Ella’

Álvaro Soler llegaba a Jerez para presentar su último trabajo discográfico ‘Mar de Colores’, en el que cuenta con distintos estilos musicales y con el que está recorriendo toda Europa. Pero no faltaron algunos de sus grandes éxitos, empezando con poner a un público entregado a celebrar ‘Bajo el mismo Sol’.  Y pidiendo que nadie se sentase “porque las sillas no hacían falta en la noche de hoy” le llega el turno a ‘Yo contigo, Tú conmigo’, una canción que fue recibida entre aplausos y donde Soler logró un “gon gong goro gong gong” de todo el auditorio.

Llegado a este momento del concierto el artista se deshizo en alabanzas con la gente del Sur por su frescura y su sentido del humor. Instante que aprovechó para interpretar ‘Libre’ con una de sus músicas. Y es que la figura de Soler no fue la única que destacó en el escenario, éste estuvo acompañado de unos músicos excepcionales que incluso algunos doblaban instrumentos. El ritmo que desprendieron durante toda la noche fue espectacular haciendo que el público no parase de bailar aun cuando el cantante no estaba presente.  

‘Animal’ hizo aumentar de nuevo la energía de los presentes antes de que bajase el ritmo y llegase la parte más íntima de la noche. Tras una breve ausencia Soler cambia su camisa rosa por una camiseta negra –acorde con el momento- y se sentó en su piano donde hablo de sentimientos y de su vida profesional. El cantante explica que la época de crisis le llevó a Berlín donde durante dos años estuvo estudiando música y trabajando. Aprovechó para hacer un alegato a la importancia de los idiomas pues considera que “son una parte fundamental en la comunicación de las personas” y aseguraba “que le había ido bien gracias a los idiomas”.

A modo de agradecimiento a un Sur de España, que había impulsado su música, le llegó el turno a ‘Niño Perdido’ donde su voz rasgada y el piano fueron los protagonistas logrando emocionar al público y a él mismo. Y sincerándose de nuevo el cantante reconocía que lo peor de la música era estar lejos de su casa y sus familias. Aunque no faltó el humor –con un toque de verdad- cuando aseguró que en realidad “lo que más echaba de menos era el jamón, la tortilla o las albóndigas”.  Así dedicó ‘Cuando volverás’ a su familia y se terminó entregando con ‘Esperándote’ pidiendo que todo el Patio de la Tonelería encendiera las luces de sus teléfonos móviles creando un cielo estrellado en el que el artista pudo desnudarse por completo.

De nuevo Álvaro Soler subía el ritmo con ‘Eterno Agosto’ e ‘Histérico’ que hicieron que el público se levantase de nuevo y se uniera al espectáculo. Ésto hicieron de entrante a lo que sería uno de los grandes momentos de la noche. Le llegaba el turno a ‘La cintura’ donde el cantante explicaba que es una canción que habla sobre “una parte de su cuerpo que no se mueve muy bien” y que la compuso para transmitir “que si te gusta hacer una cosa no debes dejarla de hacer porque alguien te diga que lo haces mal”, animando a “la gente que tiene sus inseguridades a pasar de la gente y hacer lo que te gusta”. Así Soler bajaba del escenario para mover ‘La cintura’ con su público, transmitiendo una frescura y cercanía que él considera propias del Sur.

El cantante se despide por primera vez, pero un Patio de la Tonelería poco conforme coreaba pidiendo ‘Sofía’-la canción más esperada-. Así Soler regresa de nuevo agradeciendo la “la energía, el amor y el apoyo” que estaba recibiendo, sin ser consciente de que él que regaló esa energía de la que hablaba fue él.  La penúltima canción fue ‘Bonita’ y marchándose del escenario de nuevo, el auditorio entero seguía a la espera de su mayor éxito.

Por fin llegaba el momento, Álvaro regresaba para cantarle a Jerez ‘Sofía’, un momento en el que quiso volver a bajar del escenario y compartirlo de cerca con unos fans entregados. La fiesta terminaba dejando un buen sabor de boca, no sin antes agradecer a Jerez y al Tío Pepe Festival la acogida y prometiendo “volver encantado”.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios