Jerez

¿Por qué una Escuela tan influyente no habló de sus mujeres?

¿Por qué una Escuela tan influyente no habló de sus mujeres? ¿Por qué una Escuela tan influyente no habló de sus mujeres?

¿Por qué una Escuela tan influyente no habló de sus mujeres?

Algunos de los más famosos iconos del mundo del arte en el siglo XX emergieron de la Escuela de la Bauhaus, todos y todas conocemos las obras de Kandinsky, de Mies van der Rohe, Gopius, etc., pero poco sabemos de Marianne Brandt, Otti Berger o Anni Albers.

¿Por qué en la Escuela más famosa e influyente de diseño, que fue capaz de articular y traer la modernidad del siglo XX a nuestras vidas no se habla de ninguna de sus mujeres? ¿Acaso no había? O ¿no fueron lo suficientemente relevantes?

Por el contrario, estas mujeres fueron silenciadas y ocultadas a la Historia y la posteridad, pero precisamente por eso, nuestro papel es desvelar su obra y su talento. Gracias al trabajo reciente entre otras de la profesora de la Universidad de Sevilla Marisa Vadillo, estas mujeres sepultadas en el olvido, han salido a luz para mostrarnos su obra y hacernos ver una vez más que no es falta de talento sino falta de oportunidades y ocultación sistemática de un trabajo impecable.

Estas artistas después del “Vorkus” o curso preparatorio se las relegaba, contra su voluntad incluso, al taller de textiles. Annie Alberts por ejemplo, desarrolló en sus tapices investigaciones del espacio, el color y la forma, lo mismo que Paul Klee en sus cuadros, sin embargo, permaneció en el anonimato durante siglos mientras que Klee es mundialmente famoso. Desafiando las limitaciones, aprovecharon el taller de textil para desarrollar sus conceptos artísticos creando obras acordes con los preceptos artísticos de la época, dentro del movimiento De Stijl o el constructivismo ruso, realizando tejidos como si de pintura contemporánea se tratase.

También adaptaron los textiles al mobiliario del siglo XX, a la arquitectura que se estaba gestando y al diseño del producto. De este modo, las tejedoras fueron capaces de aprovechar esta materia para sacar un partido que jamás fue imaginado por una sociedad que las relegó y condenó a la desmemoria. Otras como Marianne Brandt, fueron capaces de formarse en otros talleres, en su caso metal, y realizar los diseños más depurados, estilosos y contemporáneos que podamos apreciar. Fue capaz de captar los conceptos más vanguardistas y actuales y dotarlos de un diseño depurado y contemporáneo que aún hoy, poseen una modernidad atemporal.

Fue una líder y toda una referencia en el diseño del producto, y llevó los objetos que hasta entonces se consideraban domésticos, a la categoría de arte, como su peculiar tetera o cenicero, logrando un concepto armónico y estético al que ahora estamos acostumbrados pero que en su tiempo fue innovador. Alma Buscher desarrolló en el taller de carpintería, el diseño de mobiliario de forma admirable. Grete Heymann-Mark por ejemplo, se formó como ceramista y aplicó a la creación cerámica unos principios conceptuales y plásticos de gran modernidad, que las convirtió en piezas muy valoradas por los clientes desde el primer momento de su comercialización.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios