Jerez

El Gobierno prevé 630.000 parados más y una caída del PIB del 1,7%

  • De Guindos descarta que se llegue a los seis millones de desempleados este año · El techo de gasto se situará en 118.565 millones de euros, un 4,7% menos

Muy negro. Éste es el panorama que dibuja la última actualización del cuadro macroeconómico presentado ayer por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, tras el Consejo de Ministros. El Gobierno prevé que el PIB caiga un 1,7% en 2012, una cifra que coincide con la estimada por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, el dato es peor que el estimado por el Banco de España (-1,5%) y mucho más elevado que el que presentó la semana pasada la Comisión Europea (-1%). Asimismo, empeora drásticamente la cifra del último cuadro oficial que elaboró el Ejecutivo socialista y que estimaba un crecimiento del PIB del 2,3% en este año.

Además, De Guindos indicó que el Gobierno espera que el paro se eleve al 24,3%, con 630.000 parados más. A pesar de las malas cifras, De Guindos afirmó que "no sería tan atrevido" como para decir que el número total de desempleados superará los seis millones, ya que estos datos son en términos de Contabilidad Nacional, diferentes a los de la Encuesta de Población Activa (EPA). El titular de Economía dejó claro que no plantea ni "brotes verdes" ni realidades "oníricas", y avanzó que el PIB se mantendrá en negativo en tasa intertrimestral "por lo menos dos trimestres más", aunque la tasa del tercer trimestre también podría ser negativa porque será en el cuarto cuando la economía registrará una evolución "más estabilizada".

También compareció el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, que indicó que el Estado contará con un límite de gasto no financiero de 118.565 millones de euros en 2012. Esto supone una caída del 4,7% respecto al techo de gasto del año anterior, con lo que la Administración Central del Estado cerrará con un déficit del 4% del PIB, unos 42.576 millones de euros. Montoro aseguró que, descontando las obligaciones de pago de ejercicios anteriores, el techo de gasto se recorta en 2.270 millones, hasta los 116.295. Por su parte, la previsión de ingresos se sitúa en 119.233 millones. Según el ministro, supone un descenso sobre lo recaudado en 2011, a pesar de la subida del IRPF y del IBI aprobada para este año.

Los ajustes de Contabilidad Nacional se situarán en 6.360 millones de euros, mientras que la financiación a las administraciones territoriales a través del presupuesto de gasto alcanzará los 36.884 millones. El presupuesto con el que contarán los Ministerios, descontadas las partidas de pago obligatorias, ascenderá a 57.978 millones de euros, lo que supone un descenso del 12,5% respecto a los 66.249 millones de 2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios