Jerez

Guadalcacín recibe a Los Ángeles

  • El sábado se bendijo la imagen de la Virgen titular de la hermandad de La Entrega, en una multitudinaria misa celebrada en la calle

'Bienvenida a casa, Madre', es la frase que manifestaba un repostero que señalaba la trascendencia del día que vivió Guadalcacín el sábado con la llegada y bendición de la titular de la hermandad de La Entrega, Nuestra Señora de los Ángeles. Fue mucho más que una sencilla bendición. La cofradía guadalqueña no escatimó esfuerzos por llevar a cabo un acto solemne sobre la base de una eucaristía que ofició el párroco de San Enrique, José Manuel Sánchez- Romero, concelebrando varios sacerdotes, entre ellos, Enrique Soler. En cofrade, fue una celebración histórica para la población que por primera vez en vivió una ceremonia de las características y solemnidad de la del 2 de agosto. Entre los invitados, hermanos mayores de hermandades jerezanas y la de la Macarena de Sevilla, cofradía que fue la madrina de la bendición. Como muestra de que tal honor no fue mero compromiso, asistió con su estandarte y encabezando la representación, su hermano mayor Manuel García, que con sus más de 80 años encima no quiso delegar su presencia. Es el señorío de las hermandades grandes y de cofrades dotados con un enorme espíritu y nobleza. Por parte municipal asistió la alcaldesa y la pedánea de Guadalcacín. Y por supuesto los hermanos y hermanas de esta joven hermandad, ellas en gran número se tocaron con mantilla blanca. La misa adquirió una grandeza especial gracias a la participación del coro de la Catedral apoyada por timbales, órgano y trompetas que interpretaron una misa de Mozart junto a otras piezas dedicadas a la Virgen, dirigida por Ángel Hortas.

El acto comenzó con el traslado de la imagen desde la iglesia hasta el altar que se instaló en la plaza de la Artesanía, yendo la obra creada por el sevillano Navarro Arteaga, que no pudo estar en la ceremonia, en una parihuela de la hermandad de La Clemencia. Fue vestida por el portuense David Calleja con una saya de la hermandad de La Exaltación y un manto de color mostaza con una toca de La Amargura de El Puerto de Santa María. La imagen se situó en el centro del altar que estuvo adornado con preciosos bouquets de rosas blancas colocadas en jarras. Tras la homilía se produjo la bendición a las 22 horas de una agradable y emocionada noche para la historia.

El sacerdote cumplimentó la liturgia correspondiente mientras que la coral cantaba el Aleluya de Haëndel y sonaba la campana de la cercana iglesia parroquial, instante que corroboraron los asistentes con un aplauso. Al finalizar la eucaristía llegó el momento de intercambiar recuerdos. La Entrega obsequió a La Macarena con un cuadro reproduciendo la imagen recién bendecida y la cofradía sevillana entregará en próximos días un obsequio para el ajuar de la Virgen de los Ángeles. Al mismo tiempo que sonaba en la voz de Ángel Hortas el Ave María de Shubert, la imagen en su parihuela empezaba a abandonar el altar mayor para dirigirse de nuevo a la iglesia, donde desde ayer y hasta el miércoles esta expuesta de besamanos.

Hoy se inicia un triduo como penúltimo acto de culto relacionado con la bendición cuyo momento final será la procesión que saldrá el sábado a las 21 horas por la población. La Virgen irá en el paso de palio de La Amargura de El Puerto, que ya se encuentra casi montado en el interior del templo guadalqueño. Será otro día para la historia de la población y de una hermandad que ha demostrado que tiene mimbres suficientes para crecer con acierto. Y también historia para el Jerez cofrade que el sábado conectó con entusiasmo con los cofrades de Guadalcacín. Una conexión que podría haber ido más allá y bien saben por qué en La Entrega.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios