Jerez íntimo

Las Cinco Llagas de El Cristo

Y en el principio fue el verbo. El verbo en minúsculas. El verbo propio de los seres humanos. El que intercambian vespertinamente – una tarde cualquiera-, en la Cafetería San Francisco, Juan Salido y quien suscribe. Nos remontamos a tres años largos. ¿Casi cuatro? Sabíamos -por traslado directo, por solicitud formulada a discreción- que la Hermandad del Cristo precisaba de pronta posada. Y que la iglesia de San Francisco -entonces ya en el tictac de su futuro de veras incierto- figuraba en la deseable predilección de los castizos hermanos de San Telmo. Castizo en el significante más unamuniano del término.

Aquel café -a dos- entre cofrades de túnica blanca hizo las veces de análisis profuso a propósito de pulsar las posibilidades reales y el orgánico modo de proceder -pasos a seguir- para el inmediato hospedaje de los hermanos del Valle en la céntrica sede de la Hermandad de las Cinco Llagas. ¡La Junta de Gobierno presidida por García Cordero necesitaba in extremis una respuesta! ¿En nuestras manos depositaron su espíritu? ¿O en el pemaniano signo y viento de la hora escritos de antemano en las actas de la memoria?

Juan y yo sólo planificamos porque el hombre propone y el Dios de la Hoyanca dispone. Un Dios de brazos abiertos sobre cruz de plata. Un Dios pechisacado. Un Dios de todopoderoso torso. Un Dios de pecho fuerte donde late adrede la verónica gitana de la redención del mundo. Y hubo propuesta elevada a reunión de Cabildo de Oficiales en calle Diego Fernández Herrera y plácet unánime de la Junta de Gobierno de Juan Lupión para así ejercer de primigenios intermediarios con el hoy recordado padre José Luis Salido… Cuanto vino a continuación ya es resultado de dominio público. Mas también cuanto se ha fraguado San Francisco intramuros, una mañana y la siguiente y la subsiguiente -¿cierto Pepe Andrades, Rocío Ramos, Paco Bernal, Carmen Alonso?-, entre los nazarenos de capa y los nazarenos de cola, entre los cofrades del Viernes Santo -de Luna de Nisán unos y de lorquiana cinco de la tarde otros-, forma parte de los versos y de los besos -de la verdad y de la beldad- tallados con letras capitulares en el pergamino intangible de una fraternidad con nombres propios. Por este sagrado motivo, por esta sacramental comunión, por este incienso de carismas tan plurales como convergentes, brotaron las lágrimas y el temblor del costillar este pasado sábado cuando los cofrades de San Telmo decían adiós al atrio de la iglesia del Nazareno de la Plaza. La Mesa de Hermandad del Cristo llamó enérgicamente al cerrado portalón de la fachada de San Francisco hace apenas cuarenta y ocho horas. Seis menos diez según los relojes parados del temple cofradiero. Para pedir, por vez penúltima -nunca última- la venia a ocho cofrades de las Cinco Llagas quienes -varas en mano y estandarte en vertical- abrieron, al estilo del cante de Manolo Caracol, todas las puertas y cerrojos. No era Santa Madrugada: no era Viernes Santo: era la hora irrequieta de la despedida. Ocho cofrades desprovistos del cinturón de esparto: Rafael Cordero, José Andrade, José Soto, María José Sánchez, María Ruiz-Henestrosa, Raúl Pérez, Chari Lupión y este junta letras que ahora moja la estilográfica en un tintero de papel prensa.

Carmen Alonso no contiene entonces el derrame de la emoción. Y en sus lágrimas recordamos a cofrades de El Cristo que hoy disfrutan de un Reino de filigranas por bulerías: Fernando Letrán García -el inventor de la molía- Antonio Romero -instructor del expediente de la Coronación Canónica del Valle-, Juan Luis García Sánchez -cuadrillero de El Cristo y primer capataz hermano de la Virgen-, Fernando Fernández-Gao -aquel memorable Hermano Mayor de los años 20-, Miguel Ruiz Ruiz… De ayer a hoy distan tres años. Tres años largos para esculpir una certeza. Y es que de San Francisco a San Telmo ya sólo hay un camino: el que une los párpados de la misma Gloria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios