Entrevista a Kika González, concejala de Ganemos Jerez

"Podemos e Izquierda Unida renuncian a gobernar en Jerez, no es su prioridad"

  • La edil ve difícil que las tres formaciones de izquierdas puedan volver a sentarse a negociar

  • Culpa de ello a la “inflexibilidad” del bloque Adelante Andalucía

Kika González, de Ganemos Jerez. Kika González, de Ganemos Jerez.

Kika González, de Ganemos Jerez. / Miguel Ángel González

Comentarios 2

Kika González Eslava es concejala y diputada provincial de Ganemos Jerez. En esta entrevista, celebrada el pasado viernes, da detalles de los pormenores de las conversaciones que mantuvo su grupo con Podemos e Izquierda Unida para intentar concurrir juntos a las elecciones municipales de 2019.

Aunque ninguna de las partes lo reconozca expresamente, las conversaciones están rotas tras la asamblea de Ganemos, que se negó a asumir unas líneas rojas “impuestas”, y tras un comunicado conjunto de Podemos e IU donde le recrimina que no acepte “unos principios políticos” acordados por sus respectivas militancias.  Una apreciación: González recurre al género femenino cada vez que se refiere al colectivo, una forma de expresión que se ha respetado en la transcripción de esta entrevista.

–Tras el comunicado de Podemos e IU, ¿Ganemos da por rotas las negociaciones?.

–Nosotras nos mantenemos en el posicionamiento de nuestra asamblea y seguimos invitándolas a un espacio común. Lo queremos así porque nos gustaría aclarar qué está pasando donde los participantes hablen de tú a tú. Nuestra idea de confluencia es esto, un espacio abierto donde todo el mundo quepa para empezar a construir.

–La asamblea de Ganemos decidió, además, empezar a trabajar en una candidatura propia para las elecciones municipales. ¿Qué pasos se van a dar ahora?

–Tenemos pendiente otra asamblea para decidir cómo hacerlo. Será el grupo de coordinación, que prepara las asambleas, quien estudie las dinámicas a seguir.

–¿Es irreversible el desacuerdo con Podemos e IU?

–Para nada. Nosotras no tenemos ninguna condición que no podamos hablar las veces que haga falta. De hecho, no hay ninguna cosa a la que hayamos votado en contra. La asamblea dijo que no estaba de acuerdo que nos quisieran imponer unas condiciones previas;pero nada es irreversible, todo es conversar. Por cierto, quiero dejar claro que nosotras ni hemos puesto ninguna línea roja ni hemos exigido que Podemos e IU se disuelvan en una agrupación de electores. Lo que pedimos es que sea un espacio abierto donde no haya condiciones previas y gestionado por una asamblea abierta.

–Entiendo que se pide a Podemos e IU un gesto para poder volver a hablar...

–Lo que nosotras entendemos como confluencia es crear un espacio abierto y, de ahí, ir construyendo. Ellos, en cambio, piden un sentido inverso; ponen las condiciones y nosotras entramos. Si es un espacio ya cerrado, no es compatible con nuestras formas y en ese marco no vamos a trabajar. Tenemos que poner por delante el interés común y no los intereses de partido.

–Usted ha estado en las dos reuniones con Podemos e IU. ¿Cómo fueron esos encuentros?

–A la primera fuimos con mucha ilusión porque llevábamos seis meses pidiendo que nos sentáramos a hablar. Les pusimos nuestras propuestas pero la contestación fue directa: nos dijeron que querían ser francas con nosotras señalando que tenían dos líneas rojas [concurrir bajo una coalición de partidos y no gobernar con el PSOE]. Las dos reuniones han ido en torno a ellas y nuestro interés fue buscar alternativas.

–¿La negociación falló por el acuerdo previo Podemos-IU?

–Claramente sí. Si hubiéramos estado desde el principio, habríamos tratado de meter nuestras propuestas y formas. Hay una cosa que entendemos que es lógica; nosotras tenemos cinco concejales en el Ayuntamiento y a nadie le gusta que vengan y le digan ‘vamos a hacer esto’. Las formas han sido poco sensibles. Aquí no se ha dado un diálogo con propuestas y contrapropuestas sino una imposición en toda regla. Hicimos contrapropuestas y nos dijeron que sus asambleas ya habían decidido.

– ¿Tan insalvables eran esas líneas rojas?

–Eso fue lo que nos transmitieron en las reuniones. Ojalá todo esto tenga salvación pero no hemos encontrado el camino. Hemos hecho numerosas contrapropuestas; por ejemplo, podríamos haber aceptado la coalición de partidos pero reclamamos que esté dirigida por una asamblea común. En las reuniones quisimos saber hasta dónde llegaban las líneas rojas pero no nos dejaron entrar ahí.

–¿Han sido inflexibles?

–Totalmente. Las reuniones han sido frustrantes; hemos intentado sacar algo pero ha sido imposible.

–¿La génesis del desacuerdo puede estar en el momento que Podemos se desvinculó de Ganemos hace dos años?

–La génesis está en que su prioridad no es gobernar Jerez. Ellos están en la lógica del proyecto Adelante Andalucía.

–Es fuerte lo que dice...

–Podemos Jerez ha dicho que dentro de unos meses empezará a trabajar de manera participativa para confeccionar su programa electoral local. ¡Dentro de unos meses!. Todo se condiciona a las elecciones andaluzas. En cambio, a nosotras, que somos agrupación municipalista, no nos invitan a participar en el proyecto Adelante Andalucía; sin embargo, ahora sí nos imponen que para las municipales tenemos que formar parte Adelante Andalucía. Y otra prueba es que señalen que no gobernarán con el PSOE, aun estando en mayoría en una junta de gobierno local. ¿Eso que significa? Si logramos una mayoría en la junta de gobierno y decimos que no vamos a gobernar con el PSOE, estamos diciendo al electorado, en definitiva, que vote al PSOE. Nosotras hemos ofrecido que una decisión así se decida después de las elecciones, no antes. Por eso digo que están renunciando ya a gobernar. Es un todo o nada; o gobernamos solas o nada. Eso no es tener el interés común como prioridad, es tener otros intereses como de consolidación de proyectos políticos.

–¿A quién cree que beneficia que los partidos a la izquierda del PSOE no lleguen a un acuerdo?

–El primer beneficiado va a ser el PSOE, pero [Antonio] Saldaña se está frotando las manos; y es lastimoso. Por eso digo que es una renuncia a gobernar.

–¿Qué le pasa a la izquierda jerezana que no es capaz de alcanzar acuerdos? Ya en 2015 se intentó y tampoco se consiguió...

–Aquí ha pasado que la izquierda jerezana confió en que la aparición de Podemos iba a ser una transformación de la forma de hacer política y no lo ha sido.

–Pero, ¿es un problema de ideas o de personas?

–La relación que hay entre los líderes nacionales de PSOE y Podemos no es la misma que se pretende imponer aquí en Jerez. No sé si son las personas, los grupos o las asambleas, no lo sé...

–Del trabajo realizado hasta ahora por Ganemos, ¿de qué se siente más orgullosa?

–Somos una herramienta para las personas; muchos nos buscan y se sorprenden de que podamos ayudar. Hemos parado desahucios, desalojos, hemos dado información sobre ayudas sociales... Le hemos dado voz a voces que estaban acalladas; hemos ofrecido honradez y sinceridad. Si nos comparamos con Saldaña, me da la risa con su política populista y de ocurrencias. Somos bastante claras en nuestro proyecto y eso da seguridad a la gente.

–¿Cómo es la relación de Ganemos con el gobierno del PSOE?

–Nunca ha sido la que quisiéramos. Trabajar con el PSOE es bastante complicado. Ahora estamos incidiendo sobre todo en la ejecución de los presupuestos. Un ejemplo, estos días se celebra el Xera Festival y es nuestra compañera Elena [Rodríguez] la que está haciendo todo, porque el concejal de Cultura, Francisco Camas, ni ha aparecido. Y hay muchos impedimentos para nuestras medidas; nos dan muchísimas excusas. Las relaciones no son nada buenas.

–Pero Ganemos, públicamente, critica más al PP que al PSOE...

–Ya, pero sabemos que el PP ni siquiera nos daría la oportunidad de ejecutar nuestras propuestas. Es un síntoma muy malo de que delegue y no colabore con nosotras en la ejecución de determinadas partidas. Pero el PP, cuando gobernó, lo hizo todo por decreto y sin dar información. No daba oportunidad para nada. Con el PP la diferencia es abismal y, además, este mandato no ha hecho nada.

 –Una pregunta maliciosa: ¿Le gustaría ser candidata de Ganemos Jerez en 2019?

–Primero, aclaro que hago esta entrevista en nombre de Ganemos porque he estado en las reuniones con Podemos e Izquierda Unida. Además, hoy [la entrevista se realizó el pasado viernes] el resto de mi grupo está en otras ciudades en eventos municipalistas. Yo no me lo he planteado porque aún no tenemos un proyecto que defender. Para mí, esa es una decisión personal porque tengo una familia y asuntos personales que atender por lo que no sé si una responsabilidad de este tipo podría asumirla. No lo tengo decidido aún.

–Usted es también diputada provincial. ¿Cómo es la Diputación?

–Diputación es superfrustrante. El PSOE de Diputación no te deja un hueco para trabajar;o te votan en contra y luego la ejecutan ellos o te dicen que sí pero luego la olvidan. Hay una diferencia entre el PSOE de Diputación y el PSOE del Ayuntamiento. El de Diputación es menos colaborativo y a nivel político está más cerca del PP. Hay un pacto de silencio entre ambos ya que cuando uno gobierna el otro calla. Incluso, ha habido veces que el PP me ha pasado algo y me ha dicho que lo saque cuando deberían hacerlo ellos.

–¿Esa mejor relación en Jerez no se deberá a que el PSOE os necesita para gobernar?

–El PSOE a nivel interno es muy personalista. Eso sí, tampoco me creo que el PSOE de aquí crea en la colaboración. Aquí es más la necesidad por eso están más abiertos. Por ello, incidimos en la importancia de tomar el máximo espacio posible y no renunciar de antemano.

–¿Se refiere de nuevo a gobernar con el PSOE?

–Es curioso que Izquierda Unida haya cambiado de la noche a la mañana porque hace poco más de un año estaba sentada con nosotras para entrar a gobernar con el PSOE. Y Podemos estaba también en la agrupación de electores y no había ningún problema de identidad, que es ahora lo que dicen que quieren proteger.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios