Jerez

Servicios Sociales trabaja con unas 450 familias en las que hay maltrato a menores

  • En lo que va de año se han llegado a retirar alrededor de 15 niños a sus padres · La negligencia en los cuidados físicos y en el trato emocional son las situaciones más frecuentes

La delegación municipal de Bienestar Social trabaja actualmente con cerca de 450 familias en las que se produce algún tipo de maltrato hacia el menor en diferentes niveles de gravedad y a lo largo de este año se ha llegado a la retirada a sus familias de alrededor de 15 niños por parte del Servicio de Atención al Menor de la Junta.

Desde esta delegación, que dirige José Manuel Jiménez, afirman que el maltrato más frecuente es la negligencia en cuidados físicos (higiene, alimentación) y también el relacionado con el trato emocional y sicológico. Las circunstancias que llevan a los padres a infligir a sus hijos diferentes tipos de maltratos son variadas, según explican los técnicos de la delegación. En unos casos, son padres con algún tipo de adicción, en otros y cada vez más numerosos, según aseguran, se trata de parejas inmersas en un proceso de separación o divorcio en los que salen a relucir acusaciones mutuas de negligencia hacia los menores. "No hay que olvidar tampoco los casos de violencia de género, en los que no sólo se suele producir maltrato hacia la mujer, sino que además, detrás hay un maltrato hacia los hijos", subrayan desde Bienestar Social.

El maltrato puede llegar a convertirse en delito cuando hay abandono, lesiones, utilización del menor para la mendicidad o abuso sexual, asuntos en los que ya interviene la Fiscalía de Menores, generalmente solicitando también los informes que han hecho los técnicos de Bienestar Social. Son estos trabajadores, el primer eslabón de la cadena, los que cuando detectan un maltrato grave lo ponen en conocimiento del Servicio de Atención al Menor, proponiendo el inicio de un procedimiento de desamparo, que puede acabar en la retirada del niño a la familia por parte de la Junta. Hay seis meses desde que se inicia el proceso hasta que se produce la retirada, por lo que desde Bienestar Social subrayan que cualquier decisión que lleva a quitar a un menor a sus padres "está muy trabajada. Tenemos que detectar un caso muy claro para proponer a la Junta el inicio del expediente. Siempre hay una serie de indicadores, aunque muchas veces los niños acaban reconociendo el maltrato cuando ya están en un centro o con familias acogedoras".

En otras ocasiones, la retirada se produce de una forma inmediata, por el grave riesgo para el menor, y luego se inicia la investigación. Son situaciones que se han dado como la de un padre viviendo con dos bebés en la calle, en compañía de otro transeúnte con problemas de alcohol. La madre había desaparecido y el padre ni siquiera disponía de un biberón para los pequeños. En estas circunstancias, se valoró una retirada inmediata de los niños.

La lista de lo que se considera maltrato infantil es larga y no todos son fáciles de detectar. Los especialistas mantienen, por ejemplo, que los casos de abusos sexuales son más numerosos de los que se llegan a comprobar. "Se estima que una de cada tres niñas y uno de cada cinco niños han sufrido abuso sexual", dice uno de estos profesionales, explicando que una de las dificultades es que muy frecuentemente estos abusos se producen dentro del ámbito familiar. Aproximadamente en Jerez se detectan al año entre 10 y 15 casos, pero se sabe que la prevalencia de este delito en la que la víctima es un niño es mucho mayor.

A la negligencia, que suele ser el tipo de maltrato más frecuente, le sigue el abandono del niño, más grave porque en estos casos hay una dejadez total de los padres, una carencia absoluta de los cuidados físicos hacia el menor.

Pese a lo que pueda pensarse muchos de los casos de malos tratos a niños no están ligados al nivel socioeconómico de las familias. "Es verdad que la negligencia se da más en clases menos pudientes económicamente, personas con dificultades y deficiencias como padres, que en algunos casos también fueron niños maltratados, pero si hablamos de abuso sexual, de maltrato emocional o abandono sicológico se da en todos los niveles y muchas veces por las situaciones que surgen a raíz de separaciones y divorcios". Los servicios sociales suelen recibir muchas denuncias anónimas ligadas sobre todo a procesos de separaciones. Todas se investigan, aunque en algunos casos se ha constatado que son denuncias falsas.

Si se habla de mendicidad infantil Jerez puede enorgullecerse de haber acabado prácticamente con esta práctica, muy frecuente hace años, sobre todo, durante la Feria del Caballo. La decidida actuación del gobierno municipal, en coordinación con la Policía Autonómica, ha acabado dando unos buenos resultados. Hay que recordar la labor que se ha estado haciendo durante mucho tiempo en el campamento donde se asientan estas familias itinerantes de la feria, así como las campañas de sensibilización entre los ciudadanos no sólo para que no se dé dinero a estos menores, sino también para que se denuncie a la Policía estas situaciones.

Jerez, por tener más de 200.000 habitantes, cuenta con tres equipos específicos de tratamiento familiar para temas de maltrato infantil, formado cada uno de ellos por un sicólogo, un trabajador social y un educador. Se trata de equipos muy especializados que intervienen con familias recuperables, es decir aquellas en las que la situación, con una atención y actuaciones adecuadas, se puede resolver. Además de estos tres equipos están los equipos más generalistas de Bienestar Social, unos 30 profesionales, que no sólo abordan los casos de maltrato infantil leves, sino que también se dedican a otros colectivos como mayores o personas con dependencia.

Entre los tres equipos especializados se interviene con alrededor de 120 casos, mientras que los demás, alrededor de 300, más leves, son atendidos por el resto de profesionales de la delegación de Bienestar Social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios