Educación

“No vamos a ser un centro alejado de la cultura por llamarnos Lola Flores”

  • El director del IES Fernando Quiñones defiende la decisión de cambiar el nombre del instituto

Una imagen de un acto reciente en el IES Fernando Quiñones. Una imagen de un acto reciente en el IES Fernando Quiñones.

Una imagen de un acto reciente en el IES Fernando Quiñones.

Comentarios 2

La dirección del IES Fernando Quiñones ha querido ofrecer su versión sobre lo que está aconteciendo ante la posibilidad de cambiar la denominación del instituto por el de IES Lola Flores. El propio director, GermánRodríguez, firma un comunicado en el que la decisión, auspiciada por la comunidad educativa y el claustro docente, “ni es un capricho, ni un calentón, es una idea pensada desde hace años, madurada, trabajada y consultada, antes de iniciarla”.

Rodríguez asegura que no hay “nada contra la figura de Fernando Quiñones, del que nos sentimos orgullosos y hemos llevado por bandera mucho tiempo. Nos parece una figura enorme, gran literato y adalid de las letras gaditanas. Muchas veces hemos colaborado con su asociación, con su familia, hemos ensalzado su figura y trabajamos sus obras en nuestras aulas. No se trata de eso, por mucho que algunos lo quieran vender así. Hay otras razones”.

En relación a los artículos publicados contra la decisión, el director reconoce que en ellos se ha defendido “que Lola Flores no es nombre para un centro educativo, en todo caso ‘para un conservatorio o una calle’. A modo de reflexión, no hace mucho se defendía que el Carnaval de Cádiz era para gente de baja clase, tirados y cosas así, hoy tenemos una cátedra en la Universidad de Cádiz de Carnaval. No hace mucho, se tildaba al flamenco de lo mismo, hoy es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, se dedican estudios, la UCA tiene un ‘máster en investigación y análisis del flamenco’, una Cátedra de Flamencología o el futuro museo del flamenco en esta misma ciudad. Hoy, para algunos, parece que Lola Flores es un nombre impropio para un centro educativo…”.

“Es cierto que el nombre genera problemas de tipo burocrático, papeles que llegan equivocados, profesores que llegan de fuera y se van a otro centro (ya que hay tres con el mismo nombre en la provincia), pero esa es una razón, no la razón”.

Para el responsable del centro, Lola Flores es “nuestra artista más internacional, la que según ellos no es nombre para un centro educativo. Pues yo les digo que Lola Flores es arte, es cultura, es flamenco, es ejemplo de mujer con mayúsculas, cuando en España la mujer era con minúsculas (aunque ahí seguimos en la lucha), es una persona que se hizo a sí misma de la nada, naciendo en uno de los barrios más humildes de Jerez (a lo mejor es que eso está mal visto, como le oí decir a alguien), y a base de trabajo, tesón, esfuerzo y constancia se hizo a sí misma, y eso, lo tengo muy claro, son valores para un centro educativo. Si hablamos de valores literarios, les aseguro que Lola es un enorme filón para enseñar literatura, véanla recitando “Requiem por Federico García Lorca”, poemas del propio Federico, de Rafael de León o de Alberti y díganme si eso no es literatura, cultura y arte, y si no quedan conformes les invito a acercarse al libro del profesor Alberto Romero Ferrer sobre la figura de Lola”.

Germán Rodríguez apunta que “los nos dedicamos a la enseñanza y los que hemos sido alumnos, sabemos que un aspecto fundamental para la mejora del aprendizaje es conseguir que éste sea lo más cercano posible a la realidad del alumno, a lo que conoce, a lo que le es familiar. Un alumno aprenderá mucho más fácilmente las matemáticas si el proceso que debe realizar lo hace con cuestiones reales de su vida cotidiana. Un alumno aprenderá más fácilmente historia si partimos de su realidad, por ejemplo, hablar de la transición partiendo de lo que sus familiares vivieron. En este sentido, la figura de Fernando Quiñones, por muy relevante que sea y sin ánimo de ofender a nadie, no tiene arraigo en Jerez. Los alumnos no lo conocen, ni muchos de los docentes, ni sus familias, eso no quiere decir que no sea importante, ni que no haya que enseñárselo, solo quiere decir que no tiene arraigo, sin más interpretaciones y no es una opinión, es una realidad. Después de más de 10 años con el nombre, pregunten en Jerez, y le dirán ‘el colegio las abiertas’ o ‘el instituto del Michelín’, es un nombre que no ha arraigado, que no identifica a la comunidad educativa. ¿Alguien duda que sea William Shakespeare uno de los literatos más relevantes de la historia? Sin embargo, no conozco en todo Cádiz, ni en toda Andalucía un IES William Shakespeare, ¿No es importante? No, sino que no tiene arraigo, no tiene sentido aquí y eso no supone menospreciarlo, de la misma forma ocurre con Quiñones en Jerez. Teniendo en cuenta además que ya existe uno en Chiclana y otro en Cádiz, que además es escuela de hostelería como nosotros, creo que es razonable lo que exponemos”.

En su argumentación concluye que “pasar a llamarnos Lola Flores, no significa que se deje de estudiar o trabajar la literatura. Dudo, que haya algún centro que trabaje mejor que nuestro departamento de lengua y literatura y nuestro departamento de competencia lingüística la literatura. Son un millón de actividades por año, tenemos un nombre que hace referencia a una obra o un autor en cada pasillo y puerta del instituto, un descansillo de Harry Potter, cada escalón es un fragmento de una obra, una biblioteca más que viva, concurso de microrrelatos, actualmente estamos en un concurso de poemas de amor, este curso llevamos adelante la actividad 9 meses 9 poetas andaluces, estamos ahora mismo con Juan Ramón Jiménez y entre otras muchas cosas, cada mañana los alumnos con el parte de falta leen un fragmento de una obra del autor que estemos trabajando…”.

“De esto nadie habla, -agrega-, aquí, si dejamos de llamarnos Fernando Quiñones es que somos un centro alejado de la cultura, pues no, seguimos independientemente del nombre que tengamos abrazados a la literatura, al arte y a la cultura. Dejen a un lado las tripas, opinen, lo que quieran, es sano, es bueno, pero sean objetivos, no obvien parte de la verdad. Contrasten la información y pregunten, y cuando hayan pulsado todos los frentes, entonces defiendan la postura que estimen oportuna, pero sin demagogia. Admiramos a Fernando Quiñones, pero por todo lo argumentado queremos llamarnos IES Lola Flores y cuando lo logremos, estaremos orgullosos de llevar por nombre y por bandera una de las mujeres más impresionantes que dio el mundo del arte y la cultura en el S.XX, ¿La conocen…?”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios