Las ofertas de alquiler no duran un mes en el mercado en Jerez

¡Me lo quitan de las manos!

  • La demanda de alquiler en Jerez continúa creciendo ante una oferta que no da a basto

  • Los expertos creen que los precios no crecerán más porque no se puede pagar tal precio

Una joven pasa ante el escaparate de una inmobiliaria repleto de ofertas de venta y alquiler. Una joven pasa ante el escaparate de una inmobiliaria repleto de ofertas de venta y alquiler.

Una joven pasa ante el escaparate de una inmobiliaria repleto de ofertas de venta y alquiler. / Aranda

Si está buscando piso para alquilar en Jerez, debe tener en cuenta que no está solo. De hecho, la demanda de arrendamientos se encuentra a la orden del día y, si uno no anda rápido, le pueden quitar el que iba a ser el piso de sus sueños en los próximos meses o años. La oferta no da a basto para atender a tantos requerimientos y los expertos aseguran que un piso en alquiler no suele durar más de una semana, o a lo sumo tres, en el mercado si cumple una serie de cánones.

La forma de buscar el alquiler es dispar. Unos prefieren internet y otros la intermediación de agencias inmobiliarias. Sin embargo, la oferta suele ser similar. Piso de dos o tres habitaciones en la zona Norte o Este con un precio que oscila entre los 450 y 500 euros. La cantidad mensual a abonar se reduce, como es lógico, con el número de habitaciones. Los espacios conocidos como ‘lofts’ o estudios, de una habitación, suelen tener un precio de 350 o 400 euros. Cabe diferenciar también los adosados de los pisos. Un adosado puede rondar los 600 o 700 euros, llegando algunos incluso a superar la barrera de los 1.000 euros.

Los jóvenes buscan habitaciones compartidas. Sobre todo porque no les alcanza. Incluso aquellos que ya se han incorporado al mercado laboral, si no cuentan con estabilidad, no se arriesgan a marcharse de casa de sus padres. Prefieren ahorrar. José Luis Romero, gerente de City10, expone que los jóvenes comienzan a alquilar cuando encuentran la estabilidad económica y suelen marcharse en pareja. “Entre dos mileuristas jóvenes se pueden permitir estos alquileres de 450 o 500 euros. Uno solo sería prácticamente imposible”, analiza. Cabe resaltar que cuando se habla de persona joven se apunta a gente que ya ha terminado su periodo de formación y se encuentra inmersa en el mercado laboral. Dentro de este grupo se encuentran trabajadores de entes públicos como profesores, policías, funcionarios de prisiones o enfermeros y médicos que arriban a la ciudad para diversas temporadas.

Las familias de trabajadores que han sido trasladados a Jerez también buscan, al menos en un primer momento, el alquiler. Arrendar es la solución durante el primer año, mientras se busca un asentamiento para un periodo más largo en la ciudad.

En cuanto a los precios, los expertos creen que no podrá crecer mucho más. José Luis Romero, gerente de City10, explica que los demandantes no pueden hacer frente a un costo mayor por los motivos explicados anteriormente. De hecho, afirma que está estancado en el último trimestre: “La demanda no da para más”.

El alto precio que tienen los alquileres también ha propiciado que haya quien apueste por realizar una compra directamente. “Les viene mejor realizar una compra y pagar la hipoteca que hacer un alquiler”, expone Asunción Revuelta, gerente de Finca Revuelta.

La problemática del precio del alquiler por la gran cantidad de demanda existente no es única de Jerez. Se sufre en casi todos los puntos del panorama nacional y el internacional. De hecho, en Berlín, capital de Alemania, se anunció hace escasas fechas la congelación del precio de los alquileres para los próximos cinco años. Esta legislación limitará el precio máximo para el alquiler de la vivienda en la ciudad, tratando así de parar la especulación. Aunque el mercado inmobiliario no es muy proclive a este tipo de iniciativas, Asunción Revuelta cree que se trata de “una buena medida”. “No podemos llegar a la especulación”, afirmaba comparando la situación cada vez más complicada del alquiler con la burbuja inmobiliaria que explotó hace algo más de una década en España.

Por su parte, José Luis Romero, gerente de City10, ve bien la iniciativa siempre que se aplique a viviendas de protección oficial. No cree que sea buena para el mercado libre. Piensa que la administración no debe decirle al inversor a cuánto debe poner el precio del alquiler de un inmueble cuando se ha comprado en un precio abierto. “Si hablamos de viviendas de protección oficial entiendo que se regule el mercado”. De hecho, Romero explica que existe un gran déficit de vivienda social en alquiler. Se trata de un problema al que deberían ponerle fin las administraciones.

Desde el sector inmobiliario se apuesta más por medidas que amplíen el parque de viviendas en alquiler. De esta forma no se coartaría la libertad del mercado para regularse a través de la oferta y la demanda realizada por los distintos actores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios