Jerez

Y las clases estuvieron a punto...

  • El curso escolar en Secundaria, Bachillerato y FP arranca con las prefabricadas del San José Obrero preparadas y con el estreno del nuevo edificio del IES Caballero Bonald

Un grupo de alumnos de Secundaria, entrando en las instalaciones del CEIP San José Obrero. Un grupo de alumnos de Secundaria, entrando en las instalaciones del CEIP San José Obrero.

Un grupo de alumnos de Secundaria, entrando en las instalaciones del CEIP San José Obrero. / manuel aranda

El curso escolar en Educación Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional arrancó ayer sin novedades para más de diecisiete mil alumnos, ya que pese a que las cifras de FP aún no son oficiales al encontrarse abierto el plazo de admisión, desde la delegación se estima que sean unos cuatro mil en Jerez, a los que hay que sumar los 13.750 de ESO y Bachillerato.

En este regreso a las clases existía un punto informativo, el del CEIP San José Obrero, pendiente de que llegara el mobiliario de los dos módulos de prefabricadas que se han instalado de manera provisional en este centro para albergar a alumnos de Secundaria mientras se construye el nuevo instituto.

La empresa contratada por la Consejería de Educación para reacondicionar las prefabricadas había trabajado intensamente durante el fin de semana, dejando sólo pendiente la llegada del mobiliario que debía estar en el colegio a primera hora de la mañana. Así fue, pasadas las siete de la mañana y procedente de Andújar, un camión de gran tonelaje cruzaba las puertas del CEIP San José Obrero con todas las sillas y mobiliario para equipar las clases, desde mesas a armarios pasando por las perchas, papeleras e incluso las pizarras.

De esta forma, a las once de la mañana, hora elegida por la jefatura de estudios del nuevo centro para el inicio de las clases, todo estaba en orden para el comienzo.

Mayte Comesaña, presidenta del Ampa del nuevo instituto, hizo una valoración de lo sucedido. "Estamos muy contentos de que todo haya discurrido sin problemas, aunque un poco disgustados por el retraso en todo este asunto y por lo poco precavidos que han sido, porque hasta última hora hemos estado en vilo. Por fin se ha solucionado todo, y bueno, todo está en condiciones y los niños están ya dando clases. Ahora lo que esperamos es que las obras del instituto vayan como hasta ahora, que van muy bien, y bueno, ojalá instalen las cosas con más previsión, no tengamos que esperar hasta última hora".

Representantes del Ampa, como recogía este diario en su edición de ayer, han estado durante todo el fin de semana al tanto de lo que sucedía en las prefabricadas. "Los operarios han trabajado muchísimo, había muchísima gente y el domingo quedó todo listo a expensas del mobiliario. Hemos puesto especial hincapié en que todo estuviese bien, abrimos grifos, miramos los radiadores, el aire acondicionado, las persianas....", dijo Comesaña.

"De todas formas,-continuó la máxima responsable del Ampa-, quedan algunas cosas por terminar, como un porchecito que va fuera, el suelo, que ahora mismo tienen, y aunque se ve que está usado, dicen que lo van a cambiar, lo que pasa es que no le había llegado el material. También nos han dicho que los exteriores los tienen que terminar sobre todo la parte baja".

Sobre el alumnado, Mayte Comesaña aseguró que "ellos han estado tranquilos, entre otras cosas porque nosotros hemos intentado siempre mantener tranquilidad, porque así nos lo decía la dirección del centro, que ha funcionado muy bien".

En este primer día de clase en Educación Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional también hubo una noticia positiva y estuvo en el IES José Manuel Caballero Bonald. Allí, los alumnos de Bachillerato pudieron estrenar por fin las nuevas instalaciones, cuyas obras finalizaron hace varias semanas.

El flamante edificio, con más de 160 metros cuadrados de superficie, permite a la dirección del centro contar a partir de ahora con dos nuevas aulas polivalentes. Ayer, en el primer día de clase, esta nueva zona del instituto ha sido utilizada para acoger a las tres clases de segundo de Bachillerato que este año hay en el centro.

Hay que recordar que esta intervención, cuyas obras tenían un plazo de ejecución de cuatro meses, contaban con un presupuesto de 122.522,18 euros y fueron ejecutadas por la empresa Ejoc 2004 S.L. Asimismo, su construcción sirvió para la retirada del módulo prefabricadas existente en el instituto desde hacía varios años, y que curiosamente, ha sido trasladado hace unos días al CEIP San José Obrero, donde permanecerá hasta que concluyan las obras del futuro nuevo instituto de la zona de La Granja y San José Obrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios