Arte ecuestre

Viena celebra el regreso de Álvaro Domecq

  • Las escuelas ecuestres de Jerez y de la capital austríaca cierran nuevos acuerdos de colaboración

  • El patrono honorífico de la institución jerezana y el director Jorge Ramos, invitados por la Escuela Española de Equitación para recibir su asesoramiento

La Spanischen Hofreitschule de Viena cursó una invitación a la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, cuyos responsables se han trasladado a la capital de Austria y han cerrado acuerdos de colaboración y actuaciones conjuntas.

La Escuela Española de Equitación de Viena, institución con más de 500 años de historia y declarada por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial en 2015, había solicitado de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre y en particular al fundador y patrono honorífico Álvaro Domecq y a su director, Jorge Ramos, un asesoramiento en la evaluación de sus jinetes y doma de sus caballos, los famosos 'lipizzanos', además de fijar nuevas líneas de colaboración entre ambas instituciones, que se enmarcan dentro del proyecto de revitalización internacional de sus espectáculos y del intercambio de experiencias entre las principales escuelas ecuestres del mundo. 

Así, durante varias sesiones, invitados por la escuela vienesa, Domecq y Ramos tuvieron la oportunidad de valorar el desarrollo de sus espectáculos, los ejercicios y habilidades de un centenar de ejemplares 'lipizzanos' y la tecnificación de sus jinetes.

Al finalizar dichas jornadas, y tras la reunión mantenida entre la directora de la Spanischen Hofreitschule, la Sra. Klima y su predecesor Ernst Bachinger con los representantes de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, fundación dependiente de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía, acordaron entre otras medidas, planificar una serie de actividades conjuntas que culminarán en el 2023 con la celebración en Jerez del 50 aniversario de la Real Escuela

Jorge Ramos destacó durante la visita que "es impresionante la admiración y el respeto que tienen en Viena hacia la Real Escuela y el trabajo de sus jinetes, personificado en la figura de Álvaro Domecq". "Me ha sorprendido que hasta aquí llegó la noticia de su vuelta, celebrada por todos", añadió

Por su parte, Álvaro Domecq recordó que "aquí pasé años inolvidables, horas observando y aprendiendo para traer o a Jerez lo mejor de sus métodos de trabajo".

El director de la Real Escuela concluyó destacando que "hemos coincidido dos nuevos gestores al frente de ambas instituciones, que compartimos una nueva visión de nuestros espectáculos acorde con los nuevos tiempos, pero sin perder de vista el peso de la tradición que nos respalda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios