Jerez

Las exportaciones disparan la caída del jerez por encima del 4%

  • España se consolida como el principal mercado con 11,5 millones de litros de los 36,6 millones que salieron de las bodegas en 2014. La subida del valor maquilla el mal resultado.

El vino de Jerez cerró 2014 con un volumen de ventas de algo más de 36,6 millones de litros, lo que supone una caída respecto al año anterior del 4,7%, casi la mitad que la registrada el último ejercicio, en el que se dejó más del 7,5%. El descenso de las salidas contrasta con la evolución favorable del precio, dato que no recogen las estadísticas del Consejo Regulador pero que tranquiliza al sector bodeguero, que es moderadamente optimista de cara al futuro.

La conmemoración de la Ciudad Europea del Vino no ha logrado poner freno a la caída de ventas, pero si ha hecho con el nombre del jerez vuelva a sonar con fuerza. Los vinos jerezanos recuperan su prestigio y las bodegas, que días atrás aprobaron duplicar su aportación para la promoción genérica, son testigos del interés que despierta en los principales mercados del vino del mundo, donde prescriptores y medios de comunicación descubren los caldos jerezanos a un nuevo tipo de consumidor, el que se decanta más bien por los tipos secos y entiende que los jereces pueden acompañar una comida completa, desde los entrantes hasta los postres, versatilidad de la que pocos vinos pueden presumir.

La caída en picado de la última década, en la que las ventas se han reducido a casi la mitad, obedece al descenso vertiginoso en los mercados tradicionales del jerez, a los que corresponde el perfil de los consumidores de avanzada edad muy apegados a los vinos dulces, de ahí la consideración social del jerez como el vino de las abuelas, que ahora empieza a remitir.

La historia está cambiando y en los últimos tiempos hay un resurgir del interés por el jerez, pero hasta que la línea ascendente de los nuevos consumidores no se cruce con la de los clásicos bebedores de los jereces dulces, en franco retroceso, difícilmente se recuperarán las ventas.

De vuelta a los datos del cierre del año, la caída hasta diciembre se concentra en las exportaciones, que pierden por encima del 6,3% y bajan hasta los 25,1 millones de litros -millón y medio largo de litros menos que en 2013-. España, por contra, despide el año con un ligero descenso del 1% y cerca de 11,5 millones de litros, que lo consolidan como el principal mercado del jerez.

El mayor bocado a las ventas llega desde el Reino Unido, curiosamente, uno de los mercados donde el jerez está más en boga por el tirón de los 'Sherry Bars', pero en el que se deja un 7% de las ventas, que se reducen hasta los 10 millones.

La caída en Holanda, el segundo de los mercados exteriores del jerez con un volumen de 6,3 millones de litros, se modera al 1,3%, no así en Alemania, el tercer destino en liza hacia el que salieron 3,3 millones de litros, que cede cerca del 7%. En el resto de Europa, con un volumen de casi 2,8 millones de litros, el jerez se desploma por encima del 14%.

En el continente americano, el vino de Jerez se mantiene por encima de los dos millones de litros comercializados tras una caída del 2,5%. Estados Unidos, la gran esperanza del jerez, baja ligeramente del millón y medio de litros y pierde el 2,76%.

El volumen de las salidas de vino de Jerez hacia el continente asiático sigue siendo poco significativo aún, ya que apenas suponen 250.000 litros tras la pérdida de casi un 20%. Dentro del mercado asiático, Japón acapara algo más de la mitad de las ventas con 137.000 litros y un 37% menos que en el año anterior, mientras que en el resto de Asia, el repunte supera el 2.000% para rozar los 115.000 litros, tantos como se vendieron en 2012.

Por tipos de vinos, el Fino sigue siendo el más vendido de todos los jereces con cerca de 8,2 millones de litros y pese a un descenso que supera el 5%, más pronunciado en las exportaciones. Muy cerca del Fino está el Medium, un vino claramente de exportación, que supera los 8,1 millones de litros tras un ligero incremento del 0,76%. En tercera posición por volumen de ventas figura el Cream, que rebasa los 7,5 millones de litros tras una caída del 3,75%.

La Manzanilla, líder indiscutible en el mercado español, ronda los 7,2 millones de litros y se deja el 0,73%, mientras que el Pale Cream, con 2,7 millones de litros vendidos, gana un 0,36%. El Pedro Ximénez crece medio punto y se acerca al millón de litros.

El Amontillado y el Oloroso se llevan la peor parte en el desglose del descenso al cierre del año, el primero con una caída del 72% con la que se queda por debajo del medio millón de litros vendidos, y el segundo con un retroceso del 15%, que le hace bajar de los 600.000 litros.

En el extremo opuesto se sitúan el Dry, que registra un repunte del 47% y supera los 425.000 litros, y el Palo Cortado, que gana un 22% para acercarse a los 75.000 litros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios