Educación

“Hemos empezado con los mismos problemas con los que terminamos”

  • La Flampa hace una valoración del inicio del curso un mes después de la vuelta a las aulas

Una de las concentraciones realizadas por los padres en El Torno.

Una de las concentraciones realizadas por los padres en El Torno. / Miguel Ángel González

Un mes después del inicio del curso escolar 2021/22, la Federación Local de Ampas de la ciudad, Flampa, ha hecho balance de estos primeros días, marcados por la problemática en diferentes aspectos. Para Verónica Guerrero, su presidenta, el presente curso “ha empezado como terminó el otro, porque seguimos teniendo los mismos problemas”.

A nivel de Consejería, la Flampa lamenta que “con el tema de la ratio sigamos igual, porque a pesar de la pandemia, no se ha bajado la ratio e incluso en muchos colegios hay este año clases con 27 o 28 niños y en algunos Bachilleratos hay clases con 38 alumnos. ¿Se cumple la ley? Sí, pero no es lo mejor”.

Sobre este asunto, la Flampa ha criticado, como ya han hecho público muchos centros en las últimas semanas, “el criterio que se ha seguido para conceder los denominados profesores de refuerzo de covid”, algo que a su juicio “es un ejemplo más de una gestión poco transparente”.

La misma situación se han encontrado en este arranque de curso con el tema de las Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) y los PTIS (Profesional Técnico de Integración). “Seguimos con escasez de medios”, recalca la presidenta de la Flampa “a pesar de que se ha solicitado por activa y por pasiva una solución a esto”.

Según la Flampa, “hay centros que han conseguido horas, como el Isabel La Católica, pero en cambio hay otros que las han perdido, como ha pasado con el IES Fernando Savater, al que se le dieron más horas el año pasado tras las protestas de los padres y ahora, con el inicio de curso, se las han quitado. Esto mismo pasa en otros centros como Tartessos o Torresoto, por citar a algunos”.

Lo mismo está ocurriendo con los orientadores, que sobre todo a nivel de institutos, hay centros en los que los profesionales están desbordados”, añade.

Desde las ampas de la ciudad no se entiende que “la comunicación con la Junta, a nivel de delegación territorial, es nula, porque ya no sólo no nos contestan, o cuando lo hacen, van directamente a los medios. Luego, desde que se cambió el delegado, no hemos tenido ninguna reunión, y aunque es cierto que no la hemos pedido, sí que debería contarse con la opinión de las Ampas para hablar ciertas cosas”.

La desidia llega a tal, como confiesa Verónica Guerrero, que “hace unos meses mandamos unas quejas con relación a los comedores, y contestaron a un cole o dos, pero no a nosotros. Eso es algo que va a más y no es lógico”.

“Es más, hace poco nos mandaron una respuesta con una carta y en lugar de mandarlo al centro Blas Infante, donde está nuestra sede, sino que acabó en el CEIP Tartessos. Hasta los directores parece que últimamente tampoco contestan, será quizás que como no pueden dar soluciones a ciertas cosas, han optado por no contestar”.

Verónica Guerrero pide además “un mayor compromiso” por parte de las comunidades educativas “no podemos permitir que hagan lo que quieran, por eso pido a las familias que apoyen y se impliquen cuando haya que hacerlo”.

En relación a las prefabricadas, la Flampa reivindica “una educación de calidad y no podemos seguir con nuestros niños dando clases en aulas así, porque está claro que hay algunas en buen estado, pero otras no lo están. No se entiende que se hiciera un nuevo aulario, por ejemplo, en el IES Lola Flores y se siga dando clases en prefabricadas, porque además, lo que hicieron no tiene garantías, está hecho de pladur y da pena”.

Por último, piden a la Consejería que “si estamos en nivel de alerta cero, sería conveniente que las Ampas pudieran volver a los centros, porque en la mayoría no podemos entrar”, al igual que “cosas como las tutorías vuelvan a ser presenciales, todavía se siguen haciendo online y en algunos casos por teléfono. Creemos que con un protocolo sanitario pueden volver a ser cara a cara”.

A nivel municipal, la Flampa no entiende “las prioridades que da el Ayuntamiento para hacer las obras. Dicen que son prioritarias las cubiertas y los cerramientos, pero ¿no lo es tener un patio en condiciones? Se debería cuidar más esto, porque al final siempre tienen excusas y parece que sólo hay obras para algunos colegios. Te hablan de una lista enorme de obras a realizar, pero luego sólo meten mano a dos. Pasa igual que con el arbolado, que entre permiso de Medio Ambiente y demás, cualquier día va a pasar algo”.

Asimismo, recuerda a las administraciones que “las Ampas hacemos muchas cosas en los centros, y a veces tapamos muchos agujeros con nuestro dinero”.

“Sólo pedimos a las administraciones que hagan su trabajo para que no se repitan situaciones como la de El Torno, que se echan la cupla entre ellos y pagan los niños”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios