Recorrido por las instalaciones municipales Las miradas del Zoosanitario

  • El personal municipal defiende el trabajo que se realiza en el centro y desmiente que exista desprotección

  • A la espera de una zona de esparcimiento, nuevos boxes y de abrir el quirófano

Antes de salir del Zoosanitario el lacero llega en su furgoneta, abre las puertas del maletero y un pequeño perro blanco pega su hocico a la reja del transportín. Rápidamente da un paso atrás. No lleva chip, se ve mayor y está sucio. Ante este escenario las personas que rodean la furgoneta lamentan que hay pocas probabilidades de que lo reclamen y tampoco es ‘atractivo’ para la adopción. ¿Qué le queda? Pasar el resto de sus días en el Zoosanitario.

El centro municipal –comunmente conocido como la perrera– es diana de denuncias diarias de asociaciones y ciudadanos que alertan de unas instalaciones “poco cuidadas” y “falta de asistencia veterinaria”. Ante esto, el personal municipal defiende que se da un servicio digno, “cumpliendo el sacrificio cero” y en unas instalaciones “que se pondrían comparar con el resto de la provincia para saber cómo estamos...”.

El Centro Zoosanitario, ubicado en el polígono industrial El Portal, está gestionado desde el Servicio de Medio Ambiente. Abrió sus puertas a principios de los 90 y en 1998 se reinaguró atras adaptar las oficinas. Juan Manuel García, jefe de unidad de Salud Pública y del Zoosanitario, rechaza con rotundidad que los animales que se encuentran en el centro estén en malas condiciones. “Ahora mismo tenemos animales muy sanitos, eso sí, el estrés básico, que ojalá no tuvieran que estar encerrados, pero es inevitable”, subraya.

Hace unas semanas distintos colectivos dieron la voz de alarma ante perros con parvovirosis. García responde: “No hay ningún sitio en el que la parvo esté radicada al 100%. Animales con parvo claro que entran, y no sólo los detectamos, sino que diariamente estamos desinfectando la zona. Se limpia de manera concienzuda. Por ley tenemos que hacer tres desinsectaciones, desinfecciones y desratizaciones al año, nosotros ya superamos las 30. Insistiendo con la parvo, hacemos todo lo posible, pero no estamos exentos ni nosotros ni nadie”.

El Zoosanitario acoge a una media de 45 y 50 animales, de los cuales, el 90% son perros. En la actualidad hay también gatos y un caballo. “Mientras que los animales no tengan familias nos quedamos con ellos eternamente, nosotros somos los responsables. Respetamos el sacrificio cero”, subraya García.

El jefe de unidad de Salud Pública remarca “desde aquí llevamos tanto este centro como el tema de la profilaxis vectorial. Coordinamos las campañas de desinsectación y desratización en el término municipal”. García hace hincapié además en que la plantilla se ha recortado considerablemente desde hace unos años (especialmente por el ERE municipal), y ahora “estamos tres operarios de limpieza (dos de una empresa externa), un encargado y yo como jefe de unidad”.

Inversión

A finales de 2018 el Ayuntamiento dio a conocer mejoras en las instalaciones del centro. El gobierno detalló que se había mejorado y ampliado el centro con la construcción de 6 ‘estancias de lazareto’ destinadas a animales que deban estar aislados “al presentar algún tipo de enfermedad y de manera preventiva”, o bien “para aquellos considerados de raza peligrosa”. En cuanto al quirófano, ya a finales de 2018 se había terminado de habilitar una dependencia interior exclusiva y próxima a la zona de las futuras ‘estancias de lazareto’ que esperaba “la última tecnología al respecto”.

Fátima Monreal, jefa del departamento de Asesoramiento Jurídico, Sanidad Ambiental y Consumo, explica durante la visita al Zoosanitario que “prácticamente está terminado. Nos queda muy poquito, la obra está terminada y los aparatos, quedan trámites administrativos básicamente por cuestión de tiempo”.

También se anunció que estaba previsto que “en los próximos meses” se acometiera la construcción de una zona de esparcimiento de aproximadamente dos mil metros para que los animales puedan realizar ejercicio, así como la construcción de varios boxes para albergar a caballos, cabras u ovejas que se encuentren en el Centro Zoosanitario.

Desde aquel anuncio, se ha avanzado en el quirófano, con la dotación de material, aunque sigue sin estar operativo. En cuanto a la zona de esparcimiento, el material está en una nave del centro a la espera de que comiencen los trabajos.

Control de colonias

El pleno municipal aprobó también a finales de 2018 la modificación de la Ordenanza sobre Protección y Tenencia de Animales de Compañía y Potencialmente Peligrosos, mediante la incorporación de un anexo relativo al Programa de Control y Gestión de Colonias Felinas, en el término municipal de Jerez (método CES).

El objetivo era que este año 2019 entrara en vigor el servicio de control sanitario para la desparasitación de cada felino, su esterilización tras la captura y la devolución a su hábitat.

Los programas/proyectos CES (capturar-esterilizar-soltar) incluyen, además de la esterilización de los felinos, la limpieza y desinfección de los espacios habitados por los mismos y la desparasitación interna y externa de los gatos.

El programa/proyecto CES es reconocido por el Consejo de Estado Español como “el mejor método de controlar el crecimiento de una colonia felina”. Sin embargo, de nuevo la burocracía está retrasando la aplicación de este programa, una demanda que distintos colectivos de la ciudad han reclamado desde hace tiempo.

Sacrificio cero

En 2016 Jerez fue declarada por el pleno municipal ‘Ciudad libre de Sacrificio de Animales Domésticos’. La propuesta que se aprobó contemplaba fomentar acuerdos de colaboración con asociaciones y protectoras de animales y que se llevaran a cabo talleres de concienciación sobre el abandono y el maltrato animal.

Asimismo, Ganemos Jerez propuso en agosto del año pasado impulsar un espacio web del centro Zoosanitario para potenciar la adopción de animales. Aún no existe esa web. Como tampoco se ha actualizado la propia web del Ayuntamiento en la que informa de este centro, donde se puede leer, a pesar del sacrificio cero que: “Los animales entregados o recogidos en el Centro Zoosanitario y que no han sido adoptados o retirados por sus legítimos propietarios, son sacrificados e incinerados”.

Esta actuación la desmintió García, quien reitera que sólo se aplica la eutanasia en casos de enfermedad incurable, terminal o que suponga un riesgo para la salud pública, y particularmente cuando la enfermedad comprometa seriamente la calidad de vida del animal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios