Sucedió en Jerez

La peatonalización de Larga, inicio de la gran transformación del centro

  • Esta actuación generó en principio una importante protesta de los comerciantes

Comentarios 0

Fue un 4 de agosto de 1984 cuando Pedro Pacheco hizo pública por primera vez la noticia de peatonalizar la calle Larga, entonces parte de la Nacional IV. Hubo varios estudios sobre cómo llevarla a cabo. Los comerciantes del centro miraban con mucho escepticismo el proyecto.

En el año 1991 se publicó un estudio que revelaba que en la ciudad se usaba el coche para ir al centro “mucho más” que en Sevilla o Madrid, en total, un 56% de los jerezanos. Como dato curioso, algunos técnicos llegaron a proponer la construcción de un túnel subterráneo que salvara el tráfico rodado y tuviera un apeadero a la altura del hotel. En agosto de 1992 se realizó una experiencia piloto en la que se acordonó la calle para que no circulara el tráfico.

Debido al éxito, el plan salió hacia delante con la salvedad de que la calle fuera solo transitable por los servicios públicos. A este modelo se opusieron los comerciantes cuando en septiembre de 1995 la obra no tenía vuelta atrás. Acoje celebró el día 11 de septiembre de ese año una asamblea con un único punto del día y que dejó un titular histórico en la prensa jerezana: “El comercio impedirá que las máquinas levanten la calle Larga”. Y no se pudieron iniciar las obras, con una verdadera lucha entre policías y comerciantes que se levantaron en pie de guerra en la calle Larga. Cuatro empresarios fueron detenidos. Pedro Pacheco no se echó atrás y se acabó peatonalizando totalmente la calle Larga.

Al paso de los años, nadie discute el éxito de la peatonalización, una actuación con visión de futuro. Pese a las fuertes protestas iniciales, la politización interesada y bastante apatía en general a favor del proyecto, hoy por hoy la ‘milla de oro’ lo es más. El tiempo ha dado la razón al proyecto y la filosofía que lo impulsó.

Los negocios de los ‘trescientos’

Los negocios de los ‘trescientos’Así se conocían popularmente las tiendas de artículos diversos a precios baratos en las que las ‘trescientas’ pesetas era el gran reclamo. Alcanzaron gran popularidad al proliferar estos establecimientos por cualquier rincón, que con el cambio de moneda pasaron a llamarlos ‘de 3 a 5 euros’. Estos negocios de lo barato provocó el enfado de los comerciantes en general que no podían competir con esos precios al mínimo y que en su mayoría provenían del mercado chino y Taiwan como principal referencia.  

El primer insumiso jerezano

Rafael Contreras es su nombre y saltó a la actualidad al ser el primer jerezano que se declaró insumiso, es decir, no prestar el servicio militar ni la alternativa a un periodo de trabajo en el servicio social. Declaró entonces que quiso ser consecuente con sus ideas. Asumió el riesgo de la ‘fama’ que le daría su decisión, algo que entonces pasaba por los juzgados. Evidentemente, todo esto sucedía antes de que se dictaminara la supresión de la ‘mili’ obligatoria. Antes de eso, se concibió la alternativa la adscripción a un trabajo en el ámbito social.    

El Islam y el Alcázar                             

La fundación ‘Islam y Al-Andalus’, entidad que en Jerez reunía a una treintena de miembros, propuso al Ayuntamiento en 1987 la cesión del Alcázar y mezquita para uso cultural y, posiblemente, rehabilitarla para el culto.

Imagen de Simago. Imagen de Simago.

Imagen de Simago. / M. Á. G. (Jerez)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios