Manuel Jesús Tristán. Hermano Mayor de la Exaltación

"Nuestro proyecto es volver a abrir la hermandad a todos"

  • "Queremos adecuar el palio de María Santísima de la Concepción a unas medidas más reales"

  • "La nueva carrera oficial afecta a muchas cofradias"

El hermano mayor de la Exaltación no tiene en su hoja de ruta la sustitución de los sayones de Francisco Pinto. El hermano mayor de la Exaltación no tiene en su hoja de ruta la sustitución de los sayones de Francisco Pinto.

El hermano mayor de la Exaltación no tiene en su hoja de ruta la sustitución de los sayones de Francisco Pinto. / Miguel Ángel González

-¿qué balance hace después de una campaña que desde fuera se ha visto muy dura?

-Positivo. Hay pocas hermandades que tenga cincuenta candidatos para estar en una junta de gobierno. Por tanto eso demuestra que la hermandad está viva. El resto, cada uno sabrá lo que ha hecho o ha dejado de hacer. Por nuestra parte ha sido una campaña limpia.

No somos modelo para nadie. Nosotros tuvimos que aprender del Soberano lo de hacer avituallamiento"

-¿Ha sido dura?

-Por supuesto. Hemos tenido que sufrir determinadas cosas que no son plato de buen gusto. Temas que a lo mejor no debían de estar en el guión de unas elecciones de una hermandad. Más bien en elecciones entre partidos políticos. Por nuestra parte, te vuelvo a repetir, sólo hemos hablado de proyectos para la hermandad. Nunca de rumores ni de denuncias.

-¿Ofrecerá la mano a la otra candidatura?

-Evidentemente aquí no hay partes. Aquí está la hermandad. Está abierta a los más de mil hermanos que hay. Ya lo hicimos en su día con otro hermano mayor. Así que ahora lo volveremos a hacer. No hay oposición. Sí puede haber distintas formas de ver la hermandad pero no cabe una oposición ni una confrontación.

-Ha estado hablando de partidos políticos. En cierta manera esta campaña se ha visto un poco así. Con presentaciones estelares de candidatos y famosos que aparecían en vídeos dando su apoyo.

-(Risas). Vayamos por partes. En la presentación no hemos inventado nada. Pensamos en hacer algo nuevo y esto se viene haciendo en la hermandad de la Macarena de Sevilla. No puede ser que Sevilla sea buena para algunas cosas y para otras no. Era una novedad que pienso que tuvo una buena aceptación. Vinieron más de cien hermanos y fue un apoyo importante. En el plano de lo de Agustín Bravo es algo anecdótico. Fueron meses muy duros. El último día de la campaña, un miembro de mi equipo tuvo la oportunidad de conocer a Agustín Bravo en un acto de la empresa donde trabaja. A modo particular, envió al grupo nuestro el vídeo. Pero fue como una anécdota. Después hubo gente que malintencionadamente lo hace viral. Al final la persona que quiso hacerlo viral no le salió bien y a posteriori un periodista le pide a Agustín que haga un segundo vídeo. Ahí ya no podíamos hacer nada más ni teníamos nada que ver. Pero ni conozco a Agustín Bravo, no ha venido nunca a la hermandad. Aunque creo que ha comentado que le gustaría venir un día. Por supuesto que tiene las puertas de la hermandad abiertas. Pero todo aquello no fue un acto de campaña de nosotros.

-Dejemos la campaña ¿Cuál va a ser el proyecto de Tristán?

-Hermandad. En toda la amplitud de la palabra. Tenemos muchos hermanos y buenas instalaciones. Aquí caben todos. Hay que abrir la hermandad a los hermanos y que pueden venir sin vergüenza ni miedo. El fin que buscamos es dar mayor auge a nuestra Semana Santa y a nuestros Titulares.

-¿En cuanto a patrimonio?

-Adecuar el paso de María Santísima de la Concepción a unas medidas reales. En cuanto a bambalinas. Este paso se ejecutó cuando las puertas del templo eran de reducidas dimensiones. Pero ahora tenemos otra puerta. Se sube la peana y los varales pero el resto se nos queda pequeño. Así que se presentará pronto a los hermanos un proyecto de bambalinas, y adecuarlo en proporciones. Ese cabildo será antes de que acabe este mismo año. Después trabajaremos para la financiación del proyecto.

-¿Afecta sólo a las bambalinas?

-Afecta a todo. El manto tiene fácil solución. Se puede adecuar. Y el techo de palio también aunque hay que enriquecerlo. Pero jarras e incluso respiraderos queremos también sustituirlos.

-Del paso de misterio siempre se ha hablado de sustituir los sayones de Paco Pinto.

-Cuando se inició el proyecto del nuevo paso de misterio, Fernando Aguado hizo un boceto del misterio entero. Pero nosotros sólo solicitamos una transformación de la trasera. Aprobado en cabildo estaba sólo la trasera. Yo personalmente como hermano no los tocaba. Los sayones le dan una impronta muy importante a nuestro misterio y no distorsionan. Pero si el cabildo de hermanos solicita intervenir, pues habría que retomar el proyecto.

-Ahora que surgen nuevas hermandades de barrio, ¿la Exaltación es un modelo a seguir?

-Todos somos modelo. Al final todas tenemos que aprender de todas. Nosotros por ejemplo no hacíamos punto de avituallamiento. Tuvo que venir la hermandad del Soberano y enseñarnos que hacerlo era positivo. Y aprendimos de ellos. Por tanto aquí no hay alumnos y maestros. No podemos pensar que estemos en posesión de la verdad. Ahora bien, creo que podemos ser un espejo donde mirarse en cuanto a forma de trabajar por la hermandad. Posiblemente por eso creo que podemos ser un referente. Pero no nos creemos poseedores ni maestros de ninguna hermandad.

- ¿Recibe el legado de muchos que le antecedieron y que quisieron mucho a su hermandad y a su barrio?

-Nuestra generación ha tenido la dicha de conocer y convivir con la historia viva de la hermandad. Mis hijos no tendrán ese privilegio. Todo eso es importante. Conocer a don Fernando Rueda, Felipe Morales Avelino, Pepe Domouso, etc. Nosotros hemos aprendido de esa sabiduría porque fueron los fundadores. Ahora quizá tenemos más preparación académica y cofrade. Se gobierna de otra manera, pero sin perder el referente de ellos.

- ¿Se entendería este barrio sin su hermandad?

-Ni se entendería el barrio ni se entendería la hermandad sin el barrio. Ni tampoco se entendería la parroquia de Las Viñas. La hermandad se crea para hacer parroquia. No podría entenderse sin unos ni otros. El barrio está muy rejuvenecido y envejecido al mismo tiempo. La hermandad se tiene que actualizar a los nuevos inquilinos del barrio. Pero es bonito ver un Viernes Santo a mucha gente del barrio de toda la vida que en su día se fueron pero que esa jornada se juntan los de un mismo bloque. Y todo eso lo hace la hermandad que actúa como núcleo de unión.

- ¿Y la nueva carrera oficial?

-Yo creo que antes había una hermandad afectada por el inicio de la carrera en Aladro. Ahora somos muchas. El panorama es mucho peor. No entendemos lo que se ha hecho. A nosotros se nos alarga bastante una estación que ya de por sí es larga. Intentaremos que los daños sean los mínimos posibles pero sufrirán los nazarenos y será complicado motivar a los hermanos a salir para estar más horas. Como hermano mayor de la Exaltación, nuestra opción no era Gaitán ni Porvera . No la votamos porque va en contra de los intereses que defendemos en nuestra hermandad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios